Los países firmantes subrayan que de cara al futuro, la OMS y todos los Estados Miembros deben renovar su compromiso con el acceso, la transparencia y la puntualidad (Foto: Fuente externa).
  • En una declaración conjunta reclaman acceso a datos completos, evaluaciones internacionales y cómo proteger la seguridad pública para prevenir brotes de origen desconocido en el futuro.
  • El documento fue suscrito y publicado por los Gobiernos de los Estados Unidos de América, Australia, Canadá, Chequia, Dinamarca, Estonia, Israel, Japón, Letonia, Lituania, Noruega, República de Corea, Eslovenia y Reino Unido.

Washington, D.C.–Los gobiernos de Australia, Canadá, Chequia, Dinamarca, Estonia, Israel, Japón, Letonia, Lituania, Noruega, la República de Corea, Eslovenia, el Reino Unido y los Estados Unidos de América ratificaron su firme compromiso de trabajar con el mundo, para enfrentar futuras amenazas biológicas.

La declaración conjunta subraya que “tenemos el firme compromiso, junto a la Organización Mundial de la Salud (OMS), los expertos internacionales y su misión vital junto a la comunidad mundial, de comprender los orígenes de esta pandemia con el fin de mejorar nuestra seguridad y la respuesta sanitaria mundial colectiva.”

“Juntos, apoyamos un análisis y una evaluación transparente e independiente, libre de interferencias e influencias indebidas, de los orígenes de la pandemia COVID-19. En este sentido, nos unimos para expresar preocupaciones compartidas con respecto al reciente estudio convocado por la OMS en China, mientras que al mismo tiempo refuerza la importancia de trabajar juntos hacia el desarrollo y uso de un proceso rápido, efectivo, transparente, basado en la ciencia e independiente para las evaluaciones internacionales de tales brotes de origen desconocido en el futuro.”

Los 14 países indican que la misión de la OMS es fundamental para promover la salud mundial y la seguridad sanitaria, “y apoyamos plenamente a sus expertos y personal y reconocemos su incansable trabajo para poner fin a la pandemia del , incluida la comprensión de cómo comenzó y se propagó la pandemia.

Añade que “Con un mandato tan importante, es igualmente esencial que expresemos nuestras preocupaciones compartidas de que el estudio de expertos internacionales sobre la fuente del virus SARS-CoV-2 se retrasó significativamente y no tuvo acceso a datos y muestras originales y completos.”

Explican que “Misiones científicas como estas deberían poder realizar su trabajo en condiciones que produzcan recomendaciones y hallazgos independientes y objetivos. Compartimos estas preocupaciones no solo para el beneficio de aprender todo lo que podamos sobre los orígenes de esta pandemia, sino también para abrir un camino hacia un proceso oportuno, transparente y basado en evidencia para la próxima fase de este estudio, así como para la próxima crisis de salud.”

Agregan que han tomado nota de los hallazgos y recomendaciones, incluida la necesidad de realizar más estudios en animales para encontrar los medios de introducción en los seres humanos, “e instamos a impulsar los estudios de fase 2 impulsados por expertos.”

“De cara al futuro, la OMS y todos los Estados Miembros deben renovar su compromiso con el acceso, la transparencia y la puntualidad. En un brote grave de un patógeno desconocido con potencial pandémico, una evaluación rápida, independiente, dirigida por expertos y sin obstáculos de los orígenes es fundamental para preparar mejor a nuestra gente, nuestras instituciones de salud pública, nuestras industrias y nuestros gobiernos para responder con éxito a tal brote y prevenir futuras pandemias.”

El grupo recuerda que “Es fundamental que los expertos independientes tengan acceso completo a todos los datos, investigaciones e investigaciones pertinentes sobre seres humanos, animales y el medio ambiente y personal involucrado en las primeras etapas del brote relevante para determinar cómo surgió esta pandemia.”

La declaración conjunta considera que “Con todos los datos disponibles, la comunidad internacional puede evaluar de forma independiente los orígenes del COVID-19, aprender lecciones valiosas de esta pandemia y prevenir futuras consecuencias devastadoras de los brotes de enfermedades.”

“Subrayamos la necesidad de un mecanismo sólido, integral y dirigido por expertos para investigar rápidamente los brotes de origen desconocido que se lleve a cabo con una colaboración plena y abierta entre todas las partes interesadas y de acuerdo con los principios de transparencia, respeto por la privacidad y estudios científicos y de investigación.»

«Trabajaremos en colaboración y con la OMS para fortalecer la capacidad, mejorar la seguridad sanitaria mundial e inspirar la confianza del público en la capacidad del mundo para detectar, prepararse y responder a futuros brotes.”