Su adecuada operatividad está definida, entre otras normativas, bajo el Reglamento de Sistemas de Pago, reformado de manera integral en enero de 2021.

El sistema de pago de la República Dominicana se caracteriza por una gran diversidad de canales, cuyas funcionalidades permiten que los procesos transaccionales se efectúen y se reciban con agilidad y seguridad.

Por Liliany Martínez, Comunicaciones ABA — (2/2
En nuestra pasada publicación, hablamos acerca de qué elementos e instituciones integran un sistema de pago, así como los beneficios que proporcionan para sus usuarios. Para esta ocasión, abordamos las modalidades de sistemas de pago que existen en nuestro país.

El sistema de pago de la República Dominicana se caracteriza por una gran diversidad de canales, cuyas funcionalidades permiten que los procesos transaccionales se efectúen y se reciban con agilidad y seguridad.

Su adecuada operatividad está definida, entre otras normativas, bajo el Reglamento de Sistemas de Pago, reformado de manera integral en enero de 2021. Dicha legislación tiene por objeto establecer el régimen jurídico y los procedimientos aplicables al Sistema de Pagos y Liquidación de Valores de la República Dominicana (SIPARD) y a los sistemas de pago y liquidación de valores que lo componen, procurando la inmediatez y el buen fin del pago.

De acuerdo con informaciones proporcionadas en la página web del Banco Central de la República Dominicana, entre los sistemas que conforman el SIPARD están:

Sistema de liquidación bruta en tiempo real (LBTR): Plataforma tecnológica que permite realizar transferencias de fondos en tiempo real, entre entidades financieras y demás participantes del sistema.

Sistema de compensación de cheques (SCC): Posibilita el intercambio de las imágenes y datos truncados de los cheques con la finalidad de compensarlos y posteriormente liquidarlos.

Sistema de liquidación de valores: Comprende el conjunto de actividades, acuerdos, agentes, normas, procedimientos y mecanismos que tengan por objeto la confirmación, compensación y liquidación de operaciones sobre valores.

Sistemas de débitos y créditos directos: Permiten realizar transferencias electrónicas de fondos entre entidades de intermediación financiera, para el pago de facturas, transferencia de fondos, entre otros. Estas pueden ser iniciadas por el titular de una cuenta a favor de un beneficiario (créditos directos) o previamente autorizada por el titular de una cuenta o tarjeta bancaria (débitos directos o domiciliaciones).

Sistema de pagos red ATH: A través de éste se realizan las operaciones de pagos interbancarias (entre entidades financieras distintas) con tarjetas bancarias y dispositivos móviles en terminales de puntos de venta (POS) y en cajeros automáticos (ATM).

Sistema de pagos móviles: Plataforma para transferencias electrónicas de fondos entre entidades de intermediación financiera a través de dispositivos móviles, tales como transferencias de fondos, consumos en puntos de venta, recargas de minutos o data, pagos de facturas y retiros en cajeros automáticos.

Sistema de pagos de facturas y recargas electrónicas: Como su nombre lo indica, permite realizar operaciones de recaudación de pagos de facturas y recargas electrónicas.

Sistema de procesamiento operaciones de tarjetas bancarias Visa y Mastercard: Mediante este se efectúa el procesamiento de operaciones domésticas con tarjetas bancarias de la marca Visa y Mastercard de emisores locales.

Sistema de pagos de transacciones de subagentes bancarios: Permite compensar y posteriormente liquidar los saldos resultantes de las transacciones efectuadas por usuarios, a través de subagentes bancarios.

Visto lo anterior, los sistemas de pago, así como los elementos que conforman su infraestructura, tienen un rol primordial en la fluidez del dinero dentro de la economía, simplificando cada vez la forma de adquirir recursos y el cumplimiento de sus obligaciones económicas por parte de las personas y empresas, ahorrando tiempo y costos de desplazamiento, además de fomentar mayores niveles de acceso e inclusión a los servicios financieros.

Dejar respuesta