Afirmó que el seguimiento y monitoreo son las herramientas que están utilizando para conocer el efecto de las políticas y tomar decisiones en consecuencia.
  • «Cuando llegamos al gobierno lo hicimos sobre la base de una visión del desarrollo que negaba la forma de hacer la política de los años anteriores», expresó el presidente Luis Abinader.
  • El mandatario enbezó el encuentro Nacional de Planificación y Gestión Pública en el Gobierno del Cambio.

Santo Domingo, República Dominicana–El Presidente Luis Abinader aseguró que la gestión de gobierno que encabeza ha llegado para sacar al pueblo de la peor crisis enfrentada en décadas y reencauzar al país por la senda del desarrollo, la institucionalidad y mejorar la calidad de vida de la gente.

«Cuando llegamos al gobierno lo hicimos sobre la base de una visión del desarrollo que negaba la forma de hacer la política de los años anteriores», expresó. Subrayó que esta es una verdadera visión de cambio que pone la calidad de vida de las personas en el centro de las políticas públicas, que es lo mismo que en el centro del quehacer de las instituciones.

El presidente Abinader habló durante el encuentro Nacional de Planificación y Gestión Pública en el Gobierno del Cambio, organizado por el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo. Precisó que el cambio hay que planificarlo, hay que reflejarlo en el presupuesto y que sólo será alcanzado si lo imaginan, lo planifican y trabajan juntos para ello.

Por eso, consideró, la nueva planificación no puede ser como antes, están obligados a cambiar desde el momento en que se concibe el plan de desarrollo. «Hoy se presenta el Plan Nacional Plurianual del Sector Público y en él se reflejan todas las prioridades de nuestra visión. Si trabajamos bajo su guía, aseguramos que todos empujaremos hacia el mismo lugar y la calidad de vida de la gente mejorará», expuso.

El gobernante indicó que para eso, los planes estratégicos institucionales tienen que hacerse siguiendo las directrices del Plan Plurianual, tienen que diferenciarse de los planes anteriores y tienen que reflejar el cambio de la política.

«Si ahora no es solo que más niños estudien, sino que se formen con calidad en nuestras aulas, entonces el plan y el presupuesto del Ministerio de Educación tienen que cambiar», señaló.

Agregó que ahora no es solo mejorar la atención hospitalaria y el acceso a medicamentos, sino promover una vida más sana y evitar que la gente se enferme, entonces el plan y el presupuesto del Ministerio de Salud Pública tienen que cambiar.

«O si ahora no es solo que lleguen más turistas, sino que ese turismo se diversifique, que genere riquezas en las comunidades cercanas a los polos turísticos y que consuma más nuestros productos, entonces el plan y el presupuesto del Ministerio de Turismo tienen que cambiar», expuso.

Prioridad con pulcritud
Abinader destacó que la visión cambió, y por lo tanto, la planificación y el presupuesto deben cambiar porque la calidad del gasto es que se financien las prioridades.

«Estamos cambiando y tenemos que seguir cambiando. Y el cambio es que lo que planifiquemos lo monitoreemos. Quiero pedirle, es más, exigirle a MEPYD que, a partir del año que viene, se encargue de dar un seguimiento más cercano y sistemático a la ejecución de las prioridades y me mantenga constantemente informado de ese avance», dijo.

El jefe de Estado solicitó, además, que se coordine con DIGEPRES, con el MAP, con Compras Públicas y la Contraloría, para que se acelere la ejecución de lo que respecta a las prioridades de gobierno.

«No tengo que recordarles que el primer cambio que establecimos fue el de asegurar un uso pulcro de los recursos públicos y eso solo se logra si cada uno hace su trabajo y tenemos un sistema que asegure el seguimiento a lo Planificado», significó Abinader.

Afirmó que el seguimiento y monitoreo son las herramientas que están utilizando para conocer el efecto de las políticas y tomar decisiones en consecuencia.

«Ese es el sistema oficial de monitoreo del presidente que no es otro que el mismo sistema de monitoreo de las prioridades de desarrollo», expresó.

Ya lo dije antes y lo repito, añadió, no se planifica para fracasar, se fracasa al no planificar. Hoy le agrego: También se fracasa si no se presupuesta sobre lo planificado, si no se le da seguimiento y si no se monitorea lo que se ejecuta. Gobernar exige visión y rigor.

Exhortó a planificar, presupuestar, dar seguimiento y monitorear las ejecuciones, porque sólo así mejorarán la calidad de vida de la gente.

Oportunidades para la gente
De su lado, el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Miguel Ceara Hatton, habló sobre la importancia de la planificación y planteó la necesidad de enfocar las acciones en la gente, creando las oportunidades donde residen las personas y que el desarrollo debería ser una cuestión de derecho.

Dejar respuesta