Las condiciones de vida hacinadas y la falta de saneamiento básico hacen que los habitantes de barrios marginales urbanos sean en particular vulnerables a contraer y propagar el coronavirus, asegura Lee Riley, coautor de la investigación. (Foto: Fuente externa).

Estudio sugiere a Gobiernos medidas urgentes para mitigar impacto del virus en áreas de pobreza y hacinamiento en el mundo.

Berkeley, California–El aislamiento social impuesto por el gobierno puede ayudar a las poblaciones relativamente ricas a limitar la propagación de COVID-19 en sus áreas de acción, indica un estudio realizado por expertos y académicos.

Sin embargo, estas medidas pueden ser devastadoras para los casi mil millones de personas que actualmente viven en barrios marginales urbanos en todo el mundo, donde el espacio físico es escaso, y muchos dependen de ellos a diario del trabajo asalariado para la supervivencia.

Para ayudar a los pobres urbanos a resistir la pandemia de COVID-19, los gobiernos deberían priorizar las necesidades básicas, que incluyen agua dulce, saneamiento y una moratoria sobre los desalojos.

Además, apoyar el liderazgo comunitario existente para brindar atención médica y preparación para emergencias, argumenta un nuevo informe publicado en el Journal of Urban Health.

Liderazgo comunitario
El informe, escrito por un equipo de expertos en salud pública y epidemiólogos que trabajan en colaboración con líderes comunitarios y organizaciones no gubernamentales (ONG) de barrios marginales urbanos de todo el mundo, ofrece ocho recomendaciones urgentes para reducir el impacto de COVID-19 en las personas que viven en pobreza.

Estas recomendaciones son cruciales no solo para las personas que viven en barrios marginales urbanos en el sur global, sino también para otras poblaciones vulnerables, como los trabajadores agrícolas migrantes y los que viven en campamentos de refugiados y campamentos de personas sin hogar y en reservas de nativos americanos en los Estados Unidos, dicen los autores.

Las perturbaciones políticas y económicas y la inestabilidad que están ocurriendo ahora y que probablemente seguirán a esta epidemia probablemente matarán más y conducirán a una mayor discapacidad en esta población que el coronavirus mismo «, dijo Jason Corburn, profesor de salud pública y de la ciudad y planificación regional en la Universidad de California, Berkeley, y autor principal del artículo.

Encabezando la lista de recomendaciones, se hace un llamado a los gobiernos para que se asocien con el liderazgo comunitario existente y las ONG para formar comités de planificación de emergencias que puedan considerar las necesidades sociales, económicas y culturales únicas de la comunidad al trazar la respuesta adecuada, en lugar de depender de directivas de arriba hacia abajo.

Educación y prevención
De manera similar, dado que muchas comunidades carecen de acceso fácil a la atención médica, los trabajadores de salud comunitarios e informales deberían ser desplegados para monitorear a los individuos en busca de síntomas tempranos y educarlos sobre cómo evitar transmitir la enfermedad.

También se deben promulgar planes para el transporte de emergencia dentro y fuera de los asentamientos, que a menudo carecen de una infraestructura de transporte adecuada.

Corburn subraya que «Lo peor que puede hacer en una emergencia, particularmente en un brote de enfermedad infecciosa, es dar a todos el mismo consejo, porque no reconoce que no todos comienzan en la misma posición», dijo Corburn.

«Los trabajadores de salud comunitarios están en una posición única para conocer las condiciones preexistentes y las limitaciones que enfrenta un grupo.»

Necesidades básicas
Finalmente, los gobiernos deben asegurarse de que las personas en los barrios marginales satisfagan sus necesidades básicas de refugio y alimentos mediante la promulgación de una moratoria sobre los desalojos y proporcionando pagos por el trabajo perdido, agua y alimentos frescos, y la eliminación de desechos sólidos.

Las condiciones de vida cercanas y la falta de saneamiento básico hacen que los habitantes de barrios marginales urbanos sean particularmente vulnerables a contraer y propagar el coronavirus, dijo el coautor del estudio, Lee Riley, profesor de epidemiología y enfermedades infecciosas en UC Berkeley.

Muchos también tienen condiciones médicas preexistentes y carecen de acceso a la atención médica, lo que los pone en alto riesgo de morir o desarrollar complicaciones graves si se enferman con el virus.

Simplemente quedarse en casa rara vez es una opción para ellos, ya que a menudo significa renunciar al trabajo e incluso a las necesidades básicas como alimentos, agua y saneamiento.

En algunos países, como Kenia y Sudáfrica, las personas incluso enfrentan violencia gubernamental por no obedecer los toques de queda y otras restricciones.

Dejar respuesta