Durante el encuentro, realizado en el Banco Central, Valdez Albizu señaló que, como resultado del plan de restricción monetaria que se está implementando para contrarrestar las presiones inflacionarias, se ha observado una moderación en el crecimiento de los agregados monetarios.

La decisión se basa en una evaluación exhaustiva del comportamiento reciente de la economía, especialmente de la inflación.

Santo Domingo, República Dominicana — El Banco Central de la República Dominicana (BCRD), en su reunión de política monetaria del mes de noviembre de 2022, decidió mantener invariable su tasa de interés de política monetaria (TPM) en 8.50 % anual. Asimismo, la tasa de la facilidad permanente de expansión de liquidez (Repos a 1 día) permanece en 9.00 % anual y la tasa de depósitos remunerados (Overnight) en 8.00 % anual.

Esta decisión se basa en una evaluación exhaustiva del comportamiento reciente de la economía, especialmente de la inflación. En ese orden, se ha registrado una moderación de las presiones inflacionarias, en la medida que el mecanismo de transmisión de la política monetaria ha operado de manera efectiva y que han surtido efecto las medidas implementados por el Gobierno a través de subsidios a combustibles, energía y el apoyo a la producción agrícola.

Asimismo, se ha comenzado a observar una desaceleración reciente en los precios de los commodities, particularmente del petróleo y de los alimentos; así como los costos del transporte de contenedores a nivel global.

El Banco Central subraya que en ese contexto, la variación mensual del índice de precios al consumidor (IPC) fue de 0.28 % en octubre, luego de una variación de 0.29 % en septiembre, significativamente inferior al promedio mensual de los últimos 12 meses.

De esta forma, la inflación interanual se ha reducido en unos 140 puntos básicos, desde un máximo de 9.64 % en abril a 8.24 % en octubre. Asimismo, la inflación subyacente, que excluye los componentes más volátiles de la canasta, comienza a moderarse, al pasar de 7.29 % en mayo a 6.86 % en octubre, como reflejo de las medidas monetarias que se han adoptado.

El informe señala que es importante destacar que, en noviembre del pasado año el BCRD inició el ciclo de los incrementos a la TPM, siendo uno de los primeros en la región. Esta reacción oportuna ha contribuido a que la tasa de interés interbancaria real, es decir la diferencia entre la tasa interbancaria nominal y las expectativas de inflación, se encuentre más de dos puntos porcentuales por encima de su nivel neutral estimado, lo que está propiciando una disminución en las presiones inflacionarias domésticas.

En adición, los agregados monetarios se han desacelerado de forma importante y se observa un aumento en las tasas de interés de la banca múltiple, principalmente en la tasa pasiva, evidenciándose un traspaso más que completo de las decisiones de política monetaria. De esta forma, se ha mantenido un diferencial favorable respecto a las tasas de interés de las economías avanzadas, contribuyendo a los flujos de capitales.

En este contexto, se estima que, bajo las previsiones económicas actuales, la tasa de interés de referencia ha alcanzado el nivel adecuado para que la inflación interanual continúe reduciéndose en los próximos meses y converja al rango meta de 4 % ± 1 % antes de finalizar el primer semestre del año 2023, más rápido de lo previsto hace unos meses.

Considerando el complejo panorama internacional, el Banco Central estará dando seguimiento a las condiciones financieras externas y a las expectativas de los agentes económicos, para tomar medidas adicionales para preservar la estabilidad de precios, en caso de que fuese necesario.

En el entorno internacional, las tensiones geopolíticas han provocado un deterioro de las proyecciones económicas globales. En ese orden, Consensus Forecasts prevé un crecimiento global para el presente año 2022 de 2.8 %, mientras permanecen elevadas las perspectivas para la inflación mundial.