El secretario de Estado, Antony Blinken, prestó testimonio ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, que indaga los hechos que rodearon la súbita evacuación militar de Estados Unidos en Afganistán. (Foto: Cortesía de la Voz de América).

«No hay evidencia de que quedarse más tiempo hubiera hecho que las fuerzas de seguridad afganas o el gobierno afgano fueran más resistentes o autosuficientes», dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara.

Washington, D.C.—El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, al testificar en una audiencia en el Congreso el lunes, defendió firmemente la retirada militar del país el mes pasado de Afganistán ante las fuertes críticas de los legisladores.

«Si el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, hubiera decidido extender la guerra de dos décadas de Estados Unidos, «habría requerido enviar sustancialmente más fuerzas estadounidenses a Afganistán para defendernos y evitar una toma de poder de los talibanes, sufriendo bajas y, en el mejor de los casos, con la perspectiva de restaurar un punto muerto y permanecer estancado en Afganistán, bajo fuego, indefinidamente», dijo Blinken a la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes.

«No hay evidencia de que quedarse más tiempo hubiera hecho que las fuerzas de seguridad afganas o el gobierno afgano fueran más resistentes o autosuficientes», agregó. Los insurgentes talibanes tomaron el control del país a mediados de agosto cuando el presidente afgano Ashraf Ghani huyó al exilio en los Emiratos Árabes Unidos.

Estados Unidos y sus aliados han evacuado del aeropuerto de Kabul a 124.000 personas, en su mayoría afganos pero incluidos más de 6.000 estadounidenses, casi todos durante una retirada caótica en las últimas dos semanas de agosto, dejando atrás a unos 100 estadounidenses. Trece soldados estadounidenses y decenas de afganos murieron en un atentado suicida días antes de que se completara la retirada.

Representante Michael McCaul de Texas.

El representante Michael McCaul de Texas, el líder republicano de la comisión, caracterizó la retirada de Estados Unidos de Afganistán como «un desastre absoluto de proporciones épicas» y señaló que muchos funcionarios interinos que ahora controlan Afganistán habían sido retenidos por Estados Unidos en el centro de detención de la Bahía de Guantánamo en Cuba. El representante republicano Steve Chabot de Ohio calificó la respuesta de Estados Unidos como una vergüenza. «Sí, la mayoría de los estadounidenses querían salir de Afganistán, pero no así», dijo. Blinken agregó que los funcionarios estadounidenses no habían previsto la rápida caída del gobierno afgano, incluso cuando los talibanes avanzaban por todo el país, informa la Voz de América.

«Incluso las evaluaciones más pesimistas no predijeron que las fuerzas gubernamentales en Kabul colapsarían mientras las fuerzas estadounidenses permanecieran», dijo.
Aunque la evacuación principal ha terminado, el principal diplomático estadounidense dijo: «continuamos nuestros incansables esfuerzos para ayudar a los estadounidenses restantes, así como a los afganos y ciudadanos de países aliados y socios, a salir de Afganistán si así lo desean».

Blinken dijo que hasta fines de la semana pasada, unos 100 estadounidenses permanecían en Afganistán.

Crítica del panel de la Cámara
Los legisladores republicanos y algunos de los colegas demócratas de Biden han criticado el manejo del presidente de la retirada de tropas, ciudadanos estadounidenses y miles de afganos que habían trabajado para las fuerzas estadounidenses como intérpretes y asesores durante la guerra.

El presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el representante demócrata Gregory Meeks de Nueva York, dijo: «Desengancharse de Afganistán nunca será fácil». «Esta guerra debería haber terminado hace 19 años», añadió después de que Estados Unidos expulsó con éxito a los talibanes del poder y invadió los campos de entrenamiento de los terroristas de al-Qaida responsables del ataque a Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, matando a casi 3.000 personas.

Sin embargo, reconoció que hubo problemas con la retirada.

El representante demócrata Brad Sherman de California.

«¿Se podrían haber hecho las cosas de manera diferente? Absolutamente», dijo. El representante demócrata Brad Sherman de California culpó al expresidente Donald Trump por acordar el año pasado una fecha límite del 1 de mayo de 2021 para poner fin a la participación militar de Estados Unidos en Afganistán sin una planificación suficiente. Sherman le preguntó a Blinken si la administración estadounidense anterior había dejado detalles sobre cómo llevar a cabo el retiro. «Heredamos una fecha límite», respondió Blinken. «No heredamos un plan» para un retiro. Las críticas a la retirada de Biden fueron especialmente pronunciadas después del ataque suicida con bomba en los últimos días de la salida. El Estado Islámico-Khorasan, una rama afgana del grupo terrorista que opera en el Medio Oriente, asumió la responsabilidad.

Las encuestas nacionales de votantes estadounidenses muestran un amplio apoyo a la decisión de Biden de poner fin a lo que ha llamado una «guerra eterna» en Afganistán, pero no a la forma en que se desarrolló la retirada.

Los legisladores republicanos han estado preguntando por qué Estados Unidos no comenzó a evacuar a los ciudadanos estadounidenses antes, especialmente desde que Biden había anunciado su intención en abril de honrar el acuerdo de Trump con los talibanes para poner fin a la guerra y retirar las fuerzas estadounidenses. Además, cuestionaron la no recopilación de inteligencia de Estados Unidos por no pronosticar la rápida toma del poder por parte de los talibanes y el colapso del gobierno afgano.

En una cumbre de inteligencia y seguridad nacional el lunes, la directora de Inteligencia Nacional, Avril Haines, dijo a los asistentes que las mayores amenazas para Estados Unidos ya no provenían de Afganistán. «Lo que miramos es Yemen, Somalia, Siria e Irak para ISIS», dijo Haines. «Ahí es donde vemos la mayor amenaza».

Dijo que la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán ha afectado la capacidad de las agencias de inteligencia estadounidenses para saber qué está sucediendo en el terreno con grupos terroristas como al-Qaida y el IS-Khorasan.

«Simplemente no hay duda de que cuando se retiran, sin tropas en el terreno, sin la infraestructura que teníamos, sin el gobierno afgano en la posición que estaba, nuestra recopilación de inteligencia se ve disminuida», dijo. Sin embargo, indicó que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos se ha estado preparando para esta eventualidad durante «francamente bastante tiempo».