Momentos en que oficiales adscritos al CBP, detienen a varios migrantes en Puerto Rico.

El tráfico de personas es una industria multimillonaria que solo enriquece a organizaciones criminales, las cuales después de extraer cada dólar que pueden, son indiferentes a su inevitable remoción de Estados Unidos, pero esperan que usted regrese con otro pago”, CBP.

Aguadilla, Puerto Rico— La Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, CBP, oficina de Campo en la Isla, lamentó que “a pesar de la pandemia del COVID-19 y la implementación de restricciones de viajes para prevenir la proliferación de la enfermedad, traficantes de personas continúan poniendo a migrantes en peligro, tras abordaje de las denominadas, yolas, atestadas de personas, en embarcaciones no aptas para la navegación, las que continúan siendo utilizadas para traficar personas hacia Puerto Rico.”

De los informes del CBP sobre el tráfico de ilegales hacia la Isla del Encanto, se desprende que “ha sido uno de los veranos donde más operaciones ilegales de esta índole se han generado”, sin importar que tanto República Dominicana, como otras naciones y el propio Puerto Rico se encuentran en situación de emergencia debido a la pandemia del COVID-19.

Este verano, además, informes de prensa han documentado la desaparición de embarcaciones que se sospecha, zozobraron en el intento de llegar con ilegales a la Isla.

Varios migrantes son descubierto por los federales en su intento de llegar hasta Puerto Rico.

“En plena pandemia del COVID-19, traficantes de personas despiadados continúan exponiendo a migrantes al virus mortal forzándolos a viajar apiñados en las yolas por 12 horas o más que dura el trayecto a través de sobre 100 kilómetros”, expresa lamentado la situación la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.

Al respecto indica el CBP que muestra de ello es que el este pasado domingo 18, agentes de la Patrulla Fronteriza, Policía de Puerto Rico y la Municipal de Isabela detuvieron a cuatro migrantes indocumentados (3 hombres y 1 mujer) luego de desembarcar por la playa Middles en Isabela, quienes llegaron desde la República Dominicana.

Mientras que la semana pasada, 66 migrantes indocumentados fueron detenidos en el mar por autoridades bajo la Iniciativa de la Frontera del Caribe (CBIG, por sus siglas en ingles) y fueron repatriados hacia la Republica Dominicana.

Xavier A. Morales, Jefe del Sector Ramey de la Patrulla Fronteriza, dijo que “los traficantes de personas son criminales inescrupulosos quienes se enriquecen sin tener en cuenta el peligro que representa el viaje.”

Asegura que “estos tratan a los migrantes como mercancía que se puede perder en el trayecto y no se responsabilizan por el sufrimiento de las familias que puedan perder un ser querido.”

“Demandan desde $1,000 y hasta $10,000 dólares por persona por cruzarlas ilegalmente hacia Puerto Rico. Más allá de las pérdidas financieras que los migrantes no recuperarán, el confiar en traficantes también podría costarles la vida. Esto nunca ha sido más real que durante la pandemia global”, conforme expresó Xavier Morales.

Descripción de los posibles desenlaces de viajes ilegales

“Los peligros del viaje se resumen en tres posibles desenlaces: la victimización de indocumentados por parte de organizaciones contrabandistas, el inconveniente de un encausamiento criminal y la pérdida de vida en el mar”, sostiene el CBP.

“Aprovechando el hecho de que los inmigrantes indocumentados se sienten indefensos ante su situación, individuos y organizaciones criminales le someten a la explotación sexual o al trabajo forzado, manifestaciones de la trata de personas acreditada como una expresión moderna de la esclavitud.”

“Los traficantes de personas no solo se aprovechan de la vulnerabilidad de las personas que transportan, sino que también les intimidan para evitar el procesamiento criminal por delitos de mayor gravedad” enfatizan.

“Mediante la reducción de los canales de inmigración, más personas buscan la ayuda de traficantes de personas, que ponen en peligro la vida e integridad de los migrantes en sus esfuerzos cada vez más arriesgados para eludir los controles fronterizos.”

“El mensaje es claro, no confíe en traficantes de personas, y no arriesgue su vida y ni la de sus seres queridos por aventurarse en vano a la peligrosa travesía hacia los Estados Unidos.”

“El tráfico de personas es una industria multimillonaria que solo enriquece a organizaciones criminales, las cuales después de extraer cada dólar que pueden, son indiferentes a su inevitable remoción de Estados Unidos, pero esperan que usted regrese con otro pago.”

“Los migrantes nunca deberían arriesgar sus vidas y desperdiciar sus ahorros de toda la vida al pagar su dinero ganado duramente a traficantes que no respetan la vida humana al atentar la larga y peligrosa travesía a Estados Unidos,” agrega Xavier Morales.

Dejar respuesta