A un poco más de dos semanas para las elecciones en Colombia, las encuestas muestran como favoritos al candidato izquierdista Gustavo Petro (38,3%) y al centroderechista Federico Gutiérrez (25,3%). (Foto: Cortesía de la Voz de América).

El próximo 29 de mayo se realizarán las elecciones presidenciales en Colombia. Las encuestas dan como favoritos al izquierdista Gustavo Petro y al centroderechista Federico Gutiérrez. Analistas explican a la Voz de América qué está en juego para el electorado colombiano.

Bogotá, Colombia– Los colombianos irán a las urnas para elegir a un nuevo presidente el próximo 29 de mayo. De acuerdo a las encuestas, el reto de los colombianos será elegir entre la izquierda y la centroderecha, en una nación por años polarizada en aspectos clave.

«No es el ambiente más sano para hacer unas elecciones y mucho menos en un país como Colombia que, de alguna manera, se está recuperando de unos largos años de conflicto durante el cual se presentaron episodios de guerra que dejaron víctimas marcadas, huellas y cicatrices que hasta ahora estamos curando», indica desde Bogotá el exmandatario colombiano, Ernesto Samper a la Voz de América.

Para Samper, en Colombia esta vez prima un esquema de polarización ideológica como el que se vivió en otros países como los casos de Chile y Perú.

A un poco más de dos semanas para las elecciones en Colombia, las encuestas muestran como favoritos al candidato izquierdista Gustavo Petro (38,3%) y al centroderechista Federico Gutiérrez (25,3%).

Luego le siguen el empresario Rodolfo Hernández (10,9%) y el exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo (8%).

Con estos porcentajes, lo más probable es que se produzca una segunda vuelta que estaría prevista para el 19 de junio, fecha en la que se sabrá quién será el sucesor del actual mandatario Iván Duque.

Petro y la izquierda lideran las encuestas

La coalición Pacto Histórico ha apostado por Petro, el líder izquierdista que intenta por segunda vez llegar a la presidencia de Colombia.

En las elecciones de 2018, Iván Duque -del partido político del expresidente Álvaro Uribe- lo derrotó en el balotaje. De acuerdo a analistas y observadores, las propuestas de Petro han despertado temor en parte del electorado colombiano que las relaciona con las implementadas en Venezuela, Cuba y Nicaragua.

Pese al anterior resultado adverso, la popularidad del exalcalde de Bogotá ha ido creciendo en los últimos tiempos y en este momento lidera los sondeos.

Al respecto, Samper considera que la agenda de Petro es atractiva para una gran parte de los colombianos, argumentando que su plan incluiría puntos clave del Acuerdo de Paz de La Habana, como la reforma agraria integral, para darles tierras a los campesinos, la reparación de las víctimas de la guerra en su país y reformar el modelo económico para financiar la pospandemia.

Samper advierte sobre lo que en su opinión podría ser «las amenazas que tiene Petro es que pueda haber un magnicidio, un fraude o se le desconozca las elecciones como sucedió en las consultas populares que lo eligieron como candidato del Pacto cuando se perdieron un millón y medio de votos».

Los que se oponen a la agenda de Petro para Colombia

La Voz de América consultó al polítólogo Fernando Posada, en Bogotá, y cuestionó lo que cataloga como carácter «populista» de su agenda.

«Petro ha construido una narrativa de que el cambio es con él. Pero ha demostrado dos cosas: en estas elecciones ha recibido apoyos muy poco deseables de personas que dicen querer el cambio y segundo ha construido una promesa inmensamente populista y difícil de implementar», señala a la VOA Bogotá.

El expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, evaluó en un mensaje en su cuenta de Twitter, lo que nombró los «5 estándares» de Petro.

Para el columnista del diario El Tiempo y Noticias RCN, el aspirante del Pacto Histórico ha cambiado muchas veces de postura. «Hasta 2018, Petro decía que Colombia necesita una Asamblea Constituyente. Pero, ahora, no menciona nada sobre el tema por conveniencia política. Una Constituyente representa numerosos riesgos y hay temas, como la reelección presidencial, que genera bastante debate», agrega Posada.

El analista sostiene que Petro ha tenido una postura antiempresa al atacar a magnates como Luis Carlos Sarmiento. «Ese sesgo antiempresarial y antiriqueza es preocupante. Para muchos sectores, su llegada al poder es un riesgo», dijo. Posada.

También sostiene a la VOA que el líder de izquierdas también ha mostrado una posición muy intolerante con la prensa. «El episodio más reciente fue cuando dijo que en RCN habían neonazis. Un candidato respetuoso de la libertad de expresión no haría eso», enfatizó.

Según Posada, el Pacto Histórico es una plataforma que cuenta con mucha diversidad en su interior. Sin embargo, considera que la coalición es profundamente asimétrica por una sola razón: Petro y su círculo cercano toman las decisiones y, además, el único objetivo consiste en llegar a la presidencia.

«A lo largo de su trayectoria política, Petro se ha acostumbrado a crear movimientos que duran lo que son sus campañas. Nunca se ha preocupado en crear un partido con una lucha a largo plazo», apuntó.

Dejar respuesta