Los autores consideran la posibilidad de que la exposición al calor aumenta el riesgo de formación de coágulos de sangre dentro de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón. (Foto: Fuente externa).
  • Una consecuencia del calentamiento global es una mayor frecuencia e intensidad de los eventos de calor extremo.
  • Este calor extremo está asociado con un mayor riesgo de incidentes cardiovasculares adversos, especialmente para adultos con enfermedades cardiovasculares preexistentes.

Montreal, Canadá– Los expertos que escriben en el Canadian Journal of Cardiology , publicado por Elsevier, analizan cómo el calor extremo afecta la salud cardiovascular, por qué los profesionales de la salud deberían preocuparse y qué recomendaciones pueden hacer para minimizar las consecuencias.

Se prevé que los eventos de calor extremo, como las olas de calor, aumenten en frecuencia, gravedad y duración. El calor extremo representa un riesgo para la salud humana, aumentando el riesgo de morbilidad y mortalidad. Los ejemplos incluyen 70.000 muertes atribuidas a la ola de calor europea en 2003 y 55.000 muertes atribuidas a la ola de calor rusa de 2010.

Los factores de riesgo de hospitalización relacionada con el calor incluyen la edad, las enfermedades crónicas, el aislamiento social, algunos medicamentos y la falta de acceso a aire acondicionado. Entre las enfermedades crónicas, las enfermedades cardiovasculares se identifican a menudo como un factor de riesgo de hospitalización y muerte relacionadas con el calor.

«El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) informó recientemente que las temperaturas globales están aumentando a un ritmo mayor que el proyectado anteriormente, y que el número de días de calor extremo aumentará significativamente en la mayoría de las regiones terrestres», explicó el autor principal Daniel Gagnon, PhD, Montreal Heart Institute y Escuela de Kinesiología y Ciencias del Ejercicio, Universidad de Montreal, Montreal, Canadá.

Los autores llevaron a cabo una revisión exhaustiva de estudios epidemiológicos basados en evidencia y observaron una asociación constante entre el calor extremo y un mayor riesgo de resultados cardiovasculares adversos.

Además, examinaron revisiones sistemáticas y metanálisis que consideraron el efecto del calor extremo en los resultados cardiovasculares adversos e informaron que las olas de calor aumentan significativamente el riesgo de muerte por cardiopatía isquémica, accidente cerebrovascular e insuficiencia cardíaca.

«Aunque los efectos del calor extremo sobre los eventos cardiovasculares adversos se han explicado en el contexto del golpe de calor, muchos eventos ocurren sin golpe de calor, y los mecanismos de estos eventos en ausencia de golpe de calor siguen sin estar claros», observó el Dr. Gagnon. «Es probable que la exposición al calor aumente las necesidades de oxígeno del miocardio».

Los autores consideran la posibilidad de que la exposición al calor ejerza demasiada presión sobre el corazón para las personas con enfermedades cardíacas y que la exposición al calor aumenta el riesgo de formación de coágulos de sangre dentro de los vasos sanguíneos que irrigan el corazón.

Los autores proponen que las estrategias preventivas para minimizar el riesgo cardiovascular durante los eventos de calor extremo deben tener como objetivo reducir el grado de hipertermia y deshidratación. En Canadá, los sistemas de advertencias de calor y salud actúan como una primera línea de defensa al crear conciencia sobre los próximos eventos de calor y recomendar estrategias para minimizar las posibles complicaciones por el calor.

Por ejemplo, las advertencias de calor se emiten entre 18 y 24 horas antes de un evento de calor en Ontario y Quebec, cuando la temperatura ambiente se mantendrá por encima de los 30 grados C durante un mínimo de dos días. Las advertencias públicas incluyen identificar los signos de estrés por calor, garantizar que las personas beban cantidades adecuadas de líquido frío o buscar un ambiente con aire acondicionado.

Investigaciones recientes respaldan el uso de ventiladores eléctricos, humedecer la piel y sumergir los pies en agua del grifo como alternativas simples al aire acondicionado para mantenerse fresco durante los eventos de calor extremo.

«El aire acondicionado es la estrategia más eficaz que se puede recomendar, ya que elimina eficazmente el estímulo de calor y minimiza el riesgo de resultados cardiovasculares adversos», comentó el Dr. Gagnon. «Sin embargo, menos de un tercio de los hogares del mundo tienen aire acondicionado».

Los autores señalan que se necesita más investigación para comprender mejor las razones por las que el calor extremo se asocia con un mayor riesgo de resultados cardiovasculares adversos; el efecto de la medicación cardiovascular en las respuestas fisiológicas del cuerpo humano durante la exposición al calor; las estrategias de enfriamiento óptimas que se pueden recomendar a las personas con enfermedades cardíacas durante las olas de calor; y límites ambientales seguros para el ejercicio al aire libre en personas con enfermedades cardíacas.

Dejar respuesta