El hecho de haber sido pioneros a la hora de implementar mecanismos de gestión para afrontar una crisis sanitaria sin precedentes, según la viceministra dominicana, ha permitido sentar las bases para la economía del futuro y ser un modelo para otros países de la región.

Vacunar a todo el personal del sector turístico y donar pruebas rápidas de COVID-19 a los hoteles fueron algunas de las acciones positivas de República Dominicana para evitar el colapso de su economía basada en el turismo.

Miami, EEUU — La Organización Mundial del Turismo (OMT), una entidad dependiente de las Naciones Unidas, ha reconocido a la República Dominicana como el primer país a la cabeza de la recuperación económica en el sector turístico.

Desde el organismo internacional destacan la labor de los departamentos de turismo y salud, entre otros, para hacer frente a la grave crisis sanitaria provocada por el coronavirus y reponerse en ese sector, antes que cualquier otra nación, informa la Voz de América.

Casi 5 millones de turistas visitaron República Dominicana en 2021, en comparación con los 6,4 millones reportados en 2019 antes de que comenzara la pandemia. Entre los logros, se resalta que con un importante crecimiento del turismo y al mismo tiempo de contagios por COVID-19, los hoteles de República Dominicana han destinado durante la pandemia áreas para aislar a los turistas enfermos con el virus.

Pero, ¿qué más hicieron para lograrlo?

Decisiones que no eran populares

“La pandemia fue un reto para todos los países, sobre todo para aquellos que vivían del turismo”, explicó Jacqueline Mora-Báez, viceministra de turismo del gobierno dominicano, en declaraciones a la Voz de América. Después de más de dos años de gestión de la pandemia, la funcionaria aseguró que ahora se están viendo los resultados satisfactorios.

En esa línea, señaló que “la República Dominicana se atrevió a tomar decisiones que no eran populares, pero que resultaron ser en lo que ahora es un reconocimiento por parte de la OMT”, ya que, según ella, supieron encontrar el balance entre la gestión económica del turismo y, a la vez, permitir que los turistas disfrutaran con todas las condiciones de seguridad sanitaria.

Mora-Báez subrayó que la apertura al turismo se hizo siempre bajo un plan muy cuidadoso y, aunque el turismo es el principal motor económico del país, las decisiones se tomaron teniendo en cuenta la grave situación sanitaria que estaba atravesando todo el planeta.

“Todo eso partió de una estrategia integral que se basó en cuatro pilares fundamentales. Por un lado, la participación, es decir que consistía en que todos pudieran tomar decisiones juntos.

Segundo, se vigilaba lo que pasaba con todos los países para poder ir cambiando (la estrategia). Después, se tenía en cuenta la cuestión de la calidad en tanto que teníamos que asegurar que los protocolos se cumplían, que los hoteles y la calle eran seguros. Finalmente, el de eficiencia porque había pocas recaudaciones estatales y con un presupuesto más bajo teníamos que demostrar que se podía, y así ha sido”, explicó a la VOA.

Las claves del éxito

Pero, ¿qué medidas concretas se implementaron para hacer frente a esta situación? La funcionaria aseguró que, entre otras cosas, se priorizó la vacunación al personal turístico para evitar brotes de contagio y complicaciones más severas, y se donaron pruebas rápidas entre los hoteles para distribuirlas entre los turistas y empleados.

“Se implementaron nuevos protocolos, se vacunó a todo el sector turístico, se mantuvieron medidas fuertes dentro de la economía para reducir la propagación, se otorgó un plan de asistencia al turista si se contagiaba del COVID, se donaron pruebas a los hoteles…”, expuso convencida de que esas medidas fueron “coherentes y visionarias” que permitieron afrontar con mayor éxito los efectos negativos de la pandemia.

Salvar al turismo era salvar al resto de la economía

Desde el gobierno dominicano insisten en que el foco se puso en el turismo porque es la principal fuente de ingresos y porque sabían que, si se salvaba ese sector, el resto de la economía del país sufriría un golpe menor. De lo contario, el resultado hubiese sido muy diferente.

“Incluso instituciones como la OMS (Organización Mundial de la Salud) nos decían que íbamos por el buen camino, y los resultados no solo se acabaron viendo en el turismo sino también en otros sectores y en los contagios porque éramos unos de los países con la tasa más baja de infecciones y letalidad”, agregó satisfecha porque “esas estrategias dieron su fruto”.

Un modelo para otros países de la región

El hecho de haber sido pioneros a la hora de implementar mecanismos de gestión para afrontar una crisis sanitaria sin precedentes, según la viceministra dominicana, ha permitido sentar las bases para la economía del futuro y ser un modelo para otros países de la región.

“Ser pioneros en la innovación siempre tiene alta rentabilidad”, concluyó.

Ver video anexo:

https://www.vozdeamerica.com/a/6566598.html

Dejar respuesta