Los protectores solares en el mercado hoy en día están diseñados para bloquear o absorber los rayos UV. Al hacerlo, reducen la cantidad de radicales libres que se crean en la piel; son estas moléculas inestables las que causan daño y envejecimiento en la piel, en un proceso conocido como estrés oxidativo. (Imagen: Fuente externa).

Estudio revela los radicales libres y el hierro libre están fuertemente relacionados con el daño a la piel expuesta a los rayos solares, por lo que recomienda añadirles antioxidantes de plantas.

Londres, Reino Unido — A todos los protectores solares y cremas antienvejecimiento les falta un ingrediente clave, y nuestra piel estará mucho mejor protegida de los efectos dañinos del sol una vez que se haya agregado esta rica fuente de fotoprotección natural.

Este es el hallazgo de un nuevo estudio sobre el envejecimiento de la piel relacionado con el sol realizado en la Universidad de Bath del Reino Unido y publicado en la revista Antioxidants.

El ingrediente que falta es una clase de antioxidante (un tipo de molécula estable) que se encuentra comúnmente en la naturaleza. Los experimentos han demostrado que estas moléculas antioxidantes eliminan el exceso de hierro en las células, lo que ayuda a las células a mantener un nivel saludable de radicales libres (un tipo de molécula inestable). Los radicales libres y el hierro libre están fuertemente relacionados con el daño de la piel.

«Al incluir estos potentes antioxidantes en los productos para el cuidado de la piel y las fórmulas de protección solar y, por lo tanto, atrapar el hierro libre*, podemos esperar obtener un nivel de protección solar sin precedentes», dice la Dra. Charareh Pourzand, quien dirigió la investigación del Departamento de Farmacia y Farmacología y el Centro de Innovación Terapéutica de la Universidad de Bath.

Los científicos saben desde hace algún tiempo que los depósitos de hierro promueven la aparición del envejecimiento, pero el último estudio destaca la interacción entre el hierro libre y los radicales libres en la piel. Como resultado de sus hallazgos, el Dr. Pourzand insta a los fabricantes de productos para el cuidado de la piel a analizar más de cerca las oportunidades de incluir extractos que atrapan el hierro en sus productos.

Ya se han identificado varios extractos naturales que atrapan el hierro en el laboratorio de Bath (estos incluyen varias clases de compuestos botánicos, fúngicos y marinos, entre ellos extractos de ciertas verduras, frutas, nueces, semillas, cortezas y flores), sin embargo El Dr. Pourzand dice que se necesita más investigación antes de que cualquiera de estos compuestos sea apto para fines comerciales.

«Aunque los antioxidantes que hemos identificado funcionan bien en condiciones de laboratorio, no necesariamente se mantienen estables una vez que se agregan a una crema», dice.

«Estos extractos provienen de plantas y los factores ambientales afectan su estabilidad y efectividad a largo plazo; cualquier cosa, desde la estación en la que se cultivan, el tipo de suelo, la latitud y el momento de la cosecha, puede cambiar la fuerza con la que pueden neutralizar los radicales libres. así como también funcionan como trampas de hierro».

Ella agrega: «Lo que se necesita ahora es que los químicos bioactivos en estos extractos estén estandarizados; una vez que eso haya sucedido, pueden y deben agregarse a los productos diseñados para proteger la piel del envejecimiento».

Exposición al sol y envejecimiento de la piel

Los protectores solares en el mercado hoy en día están diseñados para bloquear o absorber los rayos UV. Al hacerlo, reducen la cantidad de radicales libres que se crean en la piel; son estas moléculas inestables las que causan daño y envejecimiento en la piel, en un proceso conocido como estrés oxidativo. Los radicales libres causan daño al dañar el ADN y otros componentes de las células, y esto a veces resulta en la muerte celular.

Lo que no se ha tenido en cuenta en las formulaciones de protección solar y antienvejecimiento es el papel del hierro, tanto en el daño directo de la piel cuando interactúa con la radiación UV como en la amplificación del daño causado por los radicales libres.

«Esto tiene que cambiar», dice el Dr. Pourzand. «Las formulaciones necesitan adaptarse y mejorar».

Los compuestos antioxidantes identificados en Bath tienen la capacidad de proteger la piel contra el envejecimiento cronológico (la disminución natural de la textura de la piel que se presenta con la edad) y el envejecimiento provocado por el sol (conocido como fotoenvejecimiento).

Aunque el cuerpo necesita hierro para funcionar correctamente, demasiado (o muy poco) es dañino o incluso mortal para nuestras células. Para protegerse de este peligro, nuestras células tienen un sistema bien desarrollado para ajustar el exceso de hierro cuando se acumula, devolviéndolo así a un estado de equilibrio (conocido como homeostasis). Sin embargo, en presencia de la luz solar, este equilibrio se altera, lo que provoca daños en la piel, envejecimiento y, a veces, cáncer.

El envejecimiento cronológico también contribuye a que los niveles de hierro se desequilibren, especialmente en las mujeres después de la menopausia, lo que significa que las personas mayores (y en particular las mujeres mayores) son más vulnerables que otras a los efectos devastadores del sol.

El trabajo de consultoría realizado por el Dr. Pourzand para este estudio fue facilitado por los Servicios de Consultoría en Servicios de Investigación e Innovación (RIS) de la Universidad de Bath.

* El hierro libre no debe confundirse con el hierro ligado o almacenado, ambos esenciales para el cuerpo.

Dejar respuesta