Los dos candidatos abordaron una amplia variedad de temas, desde China hasta el aborto, pasando por la tensión racial, «fracking», la pandemia y el estado de la economía, entre otros.

Salt Lake City, Utah–El vicepresidente Mike Pence y la senadora Kamala Harris, (D-Calif.), evadieron respuestas directas a temas espinoso durante un debate cordial, lejos de ataques personales.

La moderadora del debate, Susan Page, de USA Today, realizó un trabajo de altura y pudo mantener a los candidatos bajo control. Si bien hubo algunas interrupciones, no ocurrió nada parecido a la intimidación verbal que definió el debate del presidente Trump y el candidato demócrata Joe Biden la semana pasada.

Pero Page no siempre pudo obtener respuestas directas de los esquivos candidatos a vicepresidentes, quienes evadieron y cambiaron de tema en lugar de responder a las preguntas que se les hicieron.

Pence no quiso decir si fue irresponsable que la Casa Blanca hubiera celebrado una ceremonia en el jardín de rosas que parece haber sido un evento de gran difusión que pudo haber enfermado al presidente y a muchos otros con el coronavirus. Harris no dijo si la administración de Biden impondría nuevos y onerosos bloqueos o un mandato de máscara federal para combatir el coronavirus.

Ninguno de los dos candidatos respondió cuando se les preguntó si habían tenido discusiones sobre salvaguardas y procedimientos si Trump, de 74 años, o Biden, de 77, quedaran incapacitados en la Casa Blanca.

Harris se negó a dar cuenta de su apoyo anterior al Green New Deal. Pence tampoco indicó si el cambio climático representa una amenaza existencial.

Y Pence esquivó lo lejos que le gustaría llegar para hacer retroceder los derechos de aborto, mientras que Harris se negó a responder cuando se le preguntó si apoyaba el levantamiento de todas las restricciones sobre los abortos.

«¿No es esta información que los votantes merecen?», preguntó Page exasperada en un momento.

Los candidatos evitaron en gran medida los ataques personales que influyeron en el primer debate presidencial y, en cambio, se alejaron de preguntas difíciles para hablar sobre sus prioridades políticas.

Pence argumentó que una administración de Biden sería un desastre para la economía, y llamó la atención sobre la promesa de Biden de eliminar los recortes de impuestos de Trump en su primer día en el cargo.

Pence y Harris esquivan la pregunta sobre las edades de sus compañeros de carrera.

«La escuchaste», declaró Pence. «El primer día, Joe Biden aumentará sus impuestos.»

Harris criticó a la administración Trump por su manejo del coronavirus, acusando al presidente de ocultar información importante al público desde el principio.

“La administración ha perdido su derecho a la reelección por eso”, dijo Harris.

Mientras que Pence defendió los esfuerzos de la Casa Blanca para enfrentar la crisis sanitaria causada por el coronavirus y criticó a Harris por intentar socavar la llegada de la vacuna que anticipó para finales de año, y que ocurra durante la administración Trump.

Dejar respuesta