Muchas personas encuentran que su raza está intrínsecamente ligada a su origen étnico, aunque su apariencia no sea específica de su nacionalidad personal. (Imagen: Fuente externa).

«Raza» frente a «origen étnico», por qué estos términos son tan complejos.

Por Alyssa Pereira
San Francisco, California–Las palabras raza y etnia no comparten una definición de diccionario y, sin embargo, sus significados a veces se superponen, lo que ayuda a las personas a definir no solo su tono de piel y otras características físicas, sino también su ascendencia y herencia. Pero los usos de estos términos a menudo interrelacionados no suelen entrelazarse.

Las formas en que una persona puede utilizar la raza y la etnia para definir su identidad son innumerables. Estos descriptores pueden ser profundamente personales. De vez en cuando, incluso pueden ser dolorosos.

¿Qué es la raza?
Hay muchas razones por las que la palabra raza es un tema candente de debate en la actualidad. Una gran razón es que, si bien usamos popularmente el término para referirnos al color de piel de una persona, la idea de definir a las personas de esa manera es una construcción social.

Definida formalmente, la raza es una clasificación arbitraria de los humanos modernos, a veces, especialmente antes, basada en alguna o una combinación de varias características físicas, como el color de la piel, la forma del rostro o la forma de los ojos.

Pero la palabra raza también tiene mucho más peso y representa no solo las características de uno, sino también su ascendencia, afiliación histórica o una cultura compartida.

Para hacer las cosas más complicadas, el Censo de EE.UU. oficialmente, y quizás de manera más amplia, utiliza el término raza para «la auto identificación de una persona con uno o más grupos sociales.»

En la década de 1700, el significado de raza comenzó a cambiar. A medida que el colonialismo y el imperialismo europeos se extendían, los europeos blancos utilizaron la raza para clasificar a los humanos por lugar de origen y por color de piel, creando la jerarquía social que sirvió como base de la esclavitud.

Antropólogos, fisiólogos y otros escritores y pensadores de finales del siglo XVIII y XIX —incluidos personas como Thomas Jefferson— afirmaron erróneamente que las características de la raza de una persona determinaban y justificaban de forma innata su superioridad o inferioridad social frente a los demás. Aquellos cuya raza Parecían ser blancos, creían incorrectamente que el color de su piel y otros aspectos de su apariencia significaban que eran más inteligentes, morales, capaces —más humanos, trágicamente— que aquellos que no eran blancos.

El uso de la raza como clasificador, sin embargo, siempre ha sido fundamentalmente defectuoso porque clasificar a los individuos según su raza es una práctica arbitraria. Observar el color de la piel de una persona, por ejemplo, no es una forma confiable de inferir una diferencia o similitud genética. Más bien, el tono de la piel (y el color del cabello) se crea por la presencia del pigmento melanina.

Sin embargo, el uso de la palabra raza puede resultar confuso, especialmente si se compara con la etnia.

¿Qué es la etnicidad?
Es fácil confundir raza y etnia. Ambas palabras se usan a veces, pero no siempre, para describir la herencia de una persona como ligada a su ascendencia o lugar de origen. Sin embargo, el origen étnico se usa generalmente en referencia a los marcadores culturales de una persona, no a su apariencia física.
Una etnia es un grupo social que comparte una cultura, religión o idioma común y distintivo. También se refiere a los rasgos étnicos, antecedentes, lealtad o asociación de una persona.

Al igual que la raza, el significado y el uso de la palabra etnia ha cambiado en los últimos siglos.

¿De dónde viene la etnia?
En comparación con la raza, la etnia es más reciente y se remonta cerca de 1765-1775. Se basa en étnico, en sí mismo una palabra mucho más antigua que se encuentra en el 1300. A través del latín, étnico deriva en última instancia del griego éthnos, que significa «nación, pueblo.»

El primer uso de étnico en inglés (vale la pena señalarlo ya que estamos en el tema de las divisiones sociales) fue como sustantivo para un «pagano» o «pagano». En ese momento, étnico también se usaba coloquialmente para referirse a aquellos que se originaban en naciones que no eran cristianas o judías.

No fue hasta principios de la década de 1900 que la etnia se utilizó para referirse a grupos sociales de ascendencia común y cultura compartida. Pero a mediados de la década de 1960, el adjetivo étnico, en la cultura dominante blanca, desarrolló connotaciones xenófobas: étnico pasó a significar «extranjero o no estadounidense.»

Los esfuerzos para contrarrestar estos usos están activos en muchas áreas de la industria, en particular en el negocio de la alimentación, donde la etnia se ha convertido en un elemento insensible para los «no blancos».

La raza y el origen étnico se han utilizado no solo como descriptores de las características físicas o el origen ancestral de una persona, sino que a lo largo de la historia también se han utilizado, a veces de manera maliciosa, como un medio para que otra persona, si no lastimar u oprimir directamente, sea percibida como diferente.

Cuando hablamos de la raza de alguien, a menudo nos referimos a que es negro, blanco, asiático o indígena, por ejemplo. Sin embargo, esta generalización de razas colapsa demasiadas diferencias, sin permitir mucha variación entre, digamos, asiáticos e isleños del Pacífico, o indígenas, nativos americanos y aborígenes australianos.

Sin embargo, el significado de raza y etnia sigue siendo complicado. En particular, el censo de los Estados Unidos define a los hispanos no como una raza, sino como una etnia, y agrega que los hispanos pueden ser de cualquier raza.

Cuando se afirma raza hispana, no significa que se es de España, porque para el Censo un dominicano, un colombiano, un puertorriqueño, para poner un ejemplo, no es español.

Sin embargo, muchas personas hispanas no están de acuerdo con esa clasificación, encontró un estudio de Pew Research de 2015. Dos tercios de los hispanoamericanos consideran a los hispanos como su «origen racial «; la mitad también dice que los hispanos también son parte de su origen étnico.

En un estudio anterior, Pew encontró que un tercio de los hispanoamericanos marcaron la casilla para «alguna otra raza» cuando auto informaron en el Censo de 2010. La mitad eligió «blanco».

Tal enredo entre raza y etnia no es exclusivo de los hispanoamericanos. Muchas personas encuentran que su raza está intrínsecamente ligada a su origen étnico, aunque su apariencia no sea específica de su nacionalidad personal.

*Alyssa Pereira es una escritora independiente en San Francisco, California. Su trabajo ha aparecido en SFGate.com, SPIN Magazine, San Francisco Chronicle, Paper, Vice y otros.

Dejar respuesta