El secretario de Estado norteamericano reiteró, Antony Blinken,  que “Estados Unidos seguirá apoyando al pueblo de China en su demanda de que su gobierno respete los derechos humanos universales.” (Foto: Fuente externa).

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, afirmó que la Plaza Tiananmen de Beijing es ahora «sinónimo de las acciones brutales» del PCCh en 1989.

Washington, D.C.–El Departamento de Estado de Estados Unidos y la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China han condenado la brutalidad del Partido Comunista Chino (PCCh) en vísperas del 32 aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen.

En un comunicado, el secretario de Estado, Antony Blinken, afirmó que la Plaza Tiananmen de Beijing es ahora «sinónimo de las acciones brutales» del PCCh en 1989.

Agrega que el 4 de junio de ese año, decenas de miles de chinos que querían ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales fueron silenciados por el PCCh.

“Estas personas tenían un pedido noble y simple: reconocer y respetar nuestros derechos humanos, que están consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos. En lugar de atender esta solicitud con dignidad y un debate abierto, las autoridades [de la República Popular China] respondieron con violencia”, dijo Blinken.

“El coraje de las personas valientes que estuvieron hombro con hombro el 4 de junio nos recuerda que nunca debemos dejar de buscar transparencia sobre los hechos de ese día, incluyendo un recuento completo de todos los muertos, detenidos o desaparecidos”, agregó.

“Estados Unidos seguirá apoyando al pueblo de China en su demanda de que su gobierno respete los derechos humanos universales. Honramos los sacrificios de los asesinados hace 32 años y los valientes activistas que continúan sus esfuerzos hoy frente a la represión del gobierno en curso”.

El 3 y 4 de junio de 1989, el PCCh ordenó a sus tropas que abrieran fuego contra los manifestantes en la Plaza de Tiananmen, luego de semanas de protestas lideradas por estudiantes que comenzaron el 15 de abril de 1989, centradas en el lugar.

Los activistas abogaban por más libertades, reformas económicas y democráticas, entre otros cambios. El PCCh nunca ha publicado un relato completo de la violencia. Días después, el PCCh anunció una cifra de muertos de alrededor de 300, la mayoría de ellos soldados.

Sin embargo, grupos de derechos humanos y testigos dicen que miles de personas murieron. Fuentes anónimas dentro del PCCh dicen que al menos 10.000 personas murieron, según un cable diplomático británico desclasificado y documentos desclasificados de la Casa Blanca.

El presidente y copresidente de la Comisión Ejecutiva del Congreso bipartidista y bicameral sobre China (CECC), el senador Jeff Merkley, (D-Ore.), y el representante James McGovern, (D-Mass.), destacaron al pueblo chino y su sufrimiento por la represión militar del PCCh ese día.

“Hoy honramos el valor y el sacrificio de todos aquellos que se reunieron en las calles de Beijing y más de 400 ciudades más durante la primavera de 1989 para pedir democracia, derechos humanos y el fin de la corrupción”, dijeron en un comunicado.

«La represión violenta de estas protestas aplastó las demandas pacíficas de derechos y reformas y continúa complicando las relaciones entre Estados Unidos y China hasta el día de hoy». La brutal represión de los derechos humanos del pueblo chino por parte del PCCh continúa hoy, dijeron Merkley y McGovern.

“La comunidad internacional debe unirse para poner fin a la detención arbitraria y la tortura de presos de conciencia, poner fin al genocidio en Xinjiang, poner fin a los esfuerzos represivos para destripar la cultura tibetana y la libertad religiosa de cientos de millones de ciudadanos chinos y poner fin al desmantelamiento sistemático de las libertades garantizadas al pueblo de Hong Kong a través de un tratado internacional «.

“El espíritu de Tiananmen está vivo en China y en todas partes se reúne gente amante de la libertad. Recordamos este trágico aniversario y nos comprometemos a trabajar por un futuro en el que el legado de la generación de Tiananmen finalmente pueda realizarse en China y en todo el mundo”.