Los CDC añaden que la transmisión del virus puede ocurrir por parte de pasajeros que no presentan síntomas o que aún no han desarrollado síntomas de infección. (Foto: Fuente externa).

La medida en 15 aeropuertos de Estados Unidos es consistente con la fase actual de la pandemia y protege de manera más efectiva la salud pública.

Atlanta, Georgia–A medida que continúa la pandemia de COVID-19, el gobierno de los Estados Unidos (USG) está innovando y adoptando un nuevo enfoque para ayudar a mantener saludables a los pasajeros aéreos internacionales, anunció los Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, CDC.

Señalan que la nueva y más eficaz estrategia se centra en la continuidad del viaje y el pasajero individual, incluido la educación previa a la salida y posterior a la llegada, los esfuerzos para desarrollar un marco de prueba potencial con socios internacionales y la respuesta a enfermedades, indica un comunicado.

Esta estrategia es consistente con la fase actual de la pandemia y protege de manera más efectiva la salud del público estadounidense.

A partir del 14 de septiembre de 2020, el Gobierno de los Estados Unidos eliminará los requisitos para ordenar a todos los vuelos que transporten pasajeros de aerolíneas que lleguen o hayan tenido presencia recientemente en ciertos países para que aterricen en uno de los 15 aeropuertos designados y detendrá el control de salud de entrada mejorado para estos pasajeros.

Actualmente, se realizan exámenes de salud de ingreso mejorados para quienes llegan de, o con presencia reciente en, China (excluyendo las Regiones Administrativas Especiales de Hong Kong y Macao), Irán, la región Schengen de Europa, el Reino Unido (excluyendo los territorios de ultramar fuera de Europa), Irlanda y Brasil.

“Ahora tenemos una mejor comprensión de la transmisión de COVID-19, lo que indica que la detección basada en síntomas tiene una efectividad limitada porque las personas con COVID-19 pueden no tener síntomas o fiebre en el momento de la detección, o solo síntomas leves.”

Los CDC añaden que la transmisión del virus puede ocurrir por parte de pasajeros que no presentan síntomas o que aún no han desarrollado síntomas de infección.

Por lo tanto, los CDC están cambiando su estrategia y dando prioridad a otras medidas de salud pública para reducir el riesgo de transmisión de enfermedades relacionadas con los viajes.

En cambio, los recursos del USG se dedicarán a esfuerzos de mitigación más efectivos que se centren en el pasajero individual, que incluyen: educación sanitaria para los pasajeros antes de la salida, durante el vuelo y después de la llegada.

Respuesta sólida a las enfermedades en los aeropuertos; recopilación voluntaria de información de contacto de los pasajeros utilizando medios electrónicos como proponen algunas aerolíneas para evitar largas filas, aglomeraciones y retrasos asociados con la recopilación manual de datos.

Pruebas potenciales para reducir el riesgo de transmisión del virus que causa COVID-19 relacionada con los viajes y el movimiento del virus de un lugar a otro; evaluaciones de riesgos específicas de cada país para ayudar a los pasajeros a tomar decisiones informadas sobre los riesgos relacionados con los viajes.

Además, mejorar la capacitación y educación de los socios en el sector del transporte y en los puertos de entrada de los Estados Unidos para garantizar el reconocimiento de enfermedades y la notificación inmediata a los CDC.

Y recomendaciones de pasajeros posteriores a la llegada para el autocontrol y las precauciones para proteger a los demás, con precauciones mejoradas, que incluyen quedarse en casa en la medida de lo posible durante 14 días para las personas que llegan de destinos de alto riesgo.

Al reenfocar nuestros esfuerzos de mitigación en el riesgo individual de los pasajeros durante el viaje aéreo, el gobierno de los Estados Unidos puede proteger de manera más efectiva la salud del público estadounidense.

Dejar respuesta