El empresario señaló que "es un momento difícil para la democracia."

Pedro Brache asegura que la economía nacional sufriría consecuencias.

Santo Domingo, República Dominicana– El presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep) advirtió que si las elecciones extraordinarias no se desarrollan como están previstas, sus efectos se empezarán a sentirse en la economía nacional.

“Aún no se ha empezado a sentido, pero se empezará a sentir si las cosas no progresan y las elecciones no se desarrollan como tienen que desarrollarse, pero tenemos fe de que todo saldrá bien”, indicó Pedro Brache al hablar con periodistas a su salida de la Junta Central Electoral (JCE).

Brache negó que su papel sea el de mediador entre ese organismo y los partidos políticos, asegurando que el principal propósito del empresariado es que las cosas marchen bien y velar por unas elecciones transparentes que cuente con un acompañamiento internacional.

“Los partidos políticos están poniendo de su parte para que las cosas marchan bien y tengamos unas elecciones satisfactorias. Todos tenemos que apoyarnos unos con otros en este momento tan difícil para la democracia”, expresó.

Sobre la utilización de los escáneres en el proceso de transmisión del escrutinio, Brache ponderó que los partidos políticos y el organismo electoral deben decidir y supervisar su funcionamiento. Agregó que la JCE saludó la propuesta que a través de un documento emitió el empresariado dominicano proponiendo un diálogo nacional.

La Cámara Americana de Comercio

Poco antes, la Cámara Americana de Comercio, AmchamDR, reiteró un llamado al diálogo y a la prudencia, tras subrayar que «Debemos continuar por senderos de institucionalidad, democracia y prosperidad económica como lo hemos hecho en los últimos 59 años.»

En un comunicado, la entidad precisó que “Para ello, debemos anteponer el interés nacional sobre el particular y promover la integración y el compromiso cívico de todos los ciudadanos.”

La Cámara Americana de Comercio se une por igual al llamado al diálogo en procura de preservar el orden constitucional y legal dominicano, con el objetivo de que las próximas elecciones pautadas para el 15 de marzo del 2020, sean un ejemplo de transparencia, imparcialidad y objetividad.

“Este proceso contribuirá a garantizar la estabilidad social, económica y política de nuestra nación; base indispensable para la construcción de una mejor y más robusta democracia, una democracia plena”, concluye el comunicado.

Dejar respuesta