Por Jesús Rojas

El Estado, esa superestructura que gravita y regula la relación entre gobernantes y gobernados, en manos de políticos insensatos, continúa siendo un ente de tropiezos en naciones con ciudadanía educada pero desinformada, cuando no una tabla de breve salvación o de ignominia en países sin cultura y atrasados políticamente.

A lo largo de la historia, no importa quién o quiénes ocupen los pasillos y las rendijas del poder dentro de ese entramado de suspicacias, sobresaltos y rejuego de egos, las características del quehacer político serpentean líneas imaginarias que a veces rayan en los fondos más oscuros de la naturaleza humana cuando se trata del trofeo máximo: la toma del poder.

Una vez más, el país está inmerso de pies a cabeza en otra campaña política. Con casi cinco décadas de democracia, coja, tuerta o mostrenca, la ocasión debería ser motivo de fiesta a favor de la alternancia, la institucionalidad y la transparencia en un estado definido en teoría como republicano, democrático y representativo. Sin embargo, parece que no es así, los deberes, derechos y responsabilidades públicas no cuentan.

El sistema de partidos y elementos corruptos, forrado de intereses particulares corruptores, ha convertido en un aquelarre la fiesta de la democracia. Ha saturado los resquicios más mínimos de la sociedad y dado muy poco espacio a la genuina expresión ciudadana en nombre del transfuguismo, el “dame lo mío” y la conveniencia. Poco a poco se crean las condiciones para un río revuelto a falta de diálogo, consenso y negociación civilizados.

Cada día la República política está más dividida. Más llena de odio contra el hermano. Más envenenada de política partidista. De políticos corruptos. Más fragmentada. Y con dolores éticos y morales que preludian el parto del monte y parecen no tener otra solución que la salida autoritaria, irracional, insensata o violenta. El vacío de liderazgo real, la ausencia de normas, mensajes, proyectos y programas de contenido –salvo algunas excepciones—resultan inquietantes.

¿Quiénes conspiran contra el estado de cosas? ¿Por qué se insiste en apostar en conducir al pueblo a un callejón sin salida? ¿A un matadero electoral? ¿A quiénes les conviene el caos? ¿A los que monopolizan el poder con aires de triunfalismo venenoso? ¿O a quienes aspiran a sustituirlos con los mismos trucos hipócritas desde la acera de enfrente? ¿Primero desacreditar la democracia; después, adoptar un régimen autoritario? Ojalá ese 37.9 por ciento de la Gallup que apoya la dictadura o la revolución se equivoque, por el bien de quienes desconocen lo que es una tiranía.

El cuadro actual del país refleja una de las tantas frases maquiavélicas de Vladimir IIych Ulianov, alias Vladimir Lenin, (1870-1924), autor intelectual del leninismo ateo, quien en su eterna lucha contra Dios, la religión, la libertad y la democracia afirmó con toda soberbia y prepotencia: “Usaremos a los tontos útiles en el frente de batalla. Incitaremos el odio de clase. Destruiremos su base moral, la familia y la espiritualidad. Comerán las migajas que caerán de nuestras mesas. El Estado será Dios.”

Y no satisfecho con ello, otra de sus malignas ideas subraya: “A aquel que trabaja y padece miseria toda su vida, la religión le enseña a ser humilde y resignado en la vida terrenal y a reconfortarse en la esperanza del premio celestial.”

Ambas frases podrían ser interpretada de diversas maneras si no fuera porque su práctica a lo largo de la historia humana ha generado millones de víctimas y el fracaso absoluto en la reingeniería política y social. Lo cierto es que la superestructura del Estado en manos de sus acólitos ateos, crea las condiciones para que así sea. Resulta muy preocupante en la actual coyuntura política y social. George Santayana afirmó: “Aquellos que no conocen su historia están condenados a repetirla.” Ojalá no volvamos a desandar los pasos superados.

Compartir
Artículo anteriorLa Oreja Media Group presenta «Tu Mundo Cambió» de Milly Quezada
Artículo siguienteFeria Libro del MDC anuncia ganadora y finalistas Premio MBF/de Groot
Rose Mary Santana
Periodista Ex presidenta del Colegio Dominicano de Periodistas, FL Corresponsal en Miami de www.acento.com.do, www.elnuevodiario.com.do y www.Diasporadominicana.com.do, Primicias y otros medios importantes de la República Dominicana. Aborda el tema de República Dominicana en Diario Las Américas. Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos en los Estados Unidos, NAHJ y miembro del Programa de Influyentes del Hispanic Digital Network de Cisión y PRNewswire, quienes crean este blog bajo este programa donde solo participan personalidades consideradas por ellos, como influencer hispanos en los Estados Unidos. Miembro de la Asociación de Prensa Internacional de Miami, MIPA Miembro de la Federación Internacional de Periodistas, FIP, sede Bruselas, Asociación de Prensa Turística de la República Dominicana en FL, del Círculo de Locutores de RD en FL, Asesora de la Carrera de Comunicación Social de URBE UNIVERSITY, ex Directora de Comunicaciones de Diaspora Development Foundation en Florida. Egresada de la Universidad Dominicana O & M y con Diplomados en Relaciones Públicas y Relaciones Públicas Corporativas de las Universidades Tecnológica de Santiago, (UTESA) y Acción Pro Educación y Cultura, (APEC) en República Dominicana. Cuenta con un Certificado en Ciencias Políticas de UNICARIBE COLLEGE en el estado de la Florida, donde laboró además como Directora de Comunicaciones en la entidad universitaria. Reconocida por méritos acumulados en las Alcaldías de San Juan en Puerto Rico, Miami en Florida y en la Ciudad de Miramar también en la Florida, en esta última, convirtiéndose en la primera periodista hispana en recibir un reconocimiento en los 60 años de fundada esta Ciudad. Reconocida por diversos medios en la Florida, entre ellos, Dominicanos Hoy. También ha sido reconocida por la Junta Central Electoral en Miami y por el Instituto de Dominicanos en el Exterior, (IDEX). En Puerto Rico, fue reconocida por la Fundación Misión de Amor. Ha recibido a lo largo de su trayectoria profesional, más de 40 certificaciones por participación en cursos relacionados con su carrera, incluidos varios del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, Universidad Autónoma de Santo Domingo,(UASD), Organización Mundial de la Salud, (OMS), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF) entre otros organismos internacionales. También cuenta con varias certificaciones de entidades periodísticas internacionales, entre las que se destacan, la Federación Internacional de Periodistas, (FELAP), la Fundación Konrad Adenauer en Alemania, del Centro Knight de Periodismo de Las Américas y la Universidad de Texas, entre otros. Rose Mary Santana, se convirtió a su llegada a la Florida, en ser la única periodista dominicana que ha sido invitada por el Comando Sur de los Estados Unidos para abordar un Black Hawk y aterrizar en un portaaviones en el océano para una cobertura periodística en el buque hospital Kearsarge. Cuenta con un certificado de Cobertura de Desastres, tras concluir entrenamiento con la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, realizado en Miami. También recientemente participó invitada por la Embajada de los Estados Unidos en República Dominicana en el seminario de Liderazgos en Medios de Comunicación, efectuado conjuntamente con el Centro Internacional para Periodistas, (ICFJ). Labor Comunitaria Social Rose Mary Santana también ha desempeñado una amplia labor en el campo comunitario, laborando con reputadas entidades sin fines de lucro, a título de cooperación. Entre esas instituciones se destacan en su natal, República Dominicana, diferentes clubes culturales, entre ellos, Nueva Generación y Cultural La Fe, donde realizó la Primera Caminata de Lucha Contra las Drogas de manera conjunta con importantes organismos en República Dominicana. De hecho, la primera Escuela Pública del Sector La Loma del Chivo en el Barrio 27 de febrero, una columna lleva su nombre, dedicada en función de su esfuerzo para lograr esta construcción que beneficia a miles de niños con accesibilidad a la educación que residen en este sector, entre otras actividades comunitarias en su país. En el Estado de la Florida, se ha desempeñado como directora de comunicaciones de la Fundación del ex pelotero de Grandes Ligas, Juan Guzmán de manera honorífica, dentro de sus labores sociales, llegando a realizar exitosamente dos Cenas Galas para la entidad. También en Diáspora Development Foundation en la Florida, ha sido voluntaria, miembro del equipo fundador y Directora de Comunicaciones. Colabora con grupos comunitarios que luchan contra cáncer de seno, siendo una sobreviviente de la enfermedad.