Las redes sociales han sido cruciales en esto, aunado, a la adaptación de las mayorías a la educación online. Los mecanismos de formación más importantes solían pertenecer de forma exclusiva a las grandes universidades y escuelas del mundo, pero hoy en día eso ha cambiado.

Recuerden que «solo en 2020, los ingresos por “música grabada” totalizaron más 21.6 mil millones de dólares, según el IFPI Global Music Report. (2-2)

Por Hildemaro Álvarez*

La semana pasada abordamos este tópico y expusimos varias formas que han revolucionado la poderosa industria. Aquí continuamos con el tema abordando otras maneras en que se gana el dinero haciendo música.

Espacios fuera de la industria musical

En la actualidad te encuentras con música en todos los espacios que forman parte de la cotidianidad, es decir en el restaurant, los café, las tiendas por departamentos, la boutique, en el metro, en el avión, en tus dispositivos, por ejemplo, el celular y tu tablet, en la radio, en los ascensores, en la sala de espera del doctor, los gimnasios y bares. Toda esta exposición reporta ingresos para el sector también.

Hay que tener en cuenta que la manera en que los músicos ganan dinero, difiere por mucho de las maneras en que la mayoría de los fans disfrutan de la música que crean los artistas.

Economía naranja

Es muy interesante considerar que la música afecta de forma directa o indirecta a muchas comunidades y lo hace de distintas formas, incluso económicamente. Por ejemplo, los negocios y trabajadores que no están directamente conectados con la música, se benefician cuando un lugar como Key Biscayne, en Miami o Indio en California, alojan festivales de música multitudinarios. En casos como estos, los restaurantes, bares y hoteles de la zona experimentan una demanda adicional, muy por encima de la habitual y con ellos se generan ingresos multibanda que benefician al sector y a las comunidades, esto por poner un par de ejemplos.

Entretenimiento

También existe una relación de rentabilidad bidireccional vinculada con otros ecosistemas del entretenimiento que no están vinculados directamente con la industria musical. Podríamos citar entre ellos estaciones de radio, fabricantes de instrumentos, software musical, video juegos y audiovisuales, lo cual incluye también a quienes operan en este sector que a la vez son consumidores potenciales de música.

Así que el gran corolario de todo lo que les he hablado hasta aquí, es precisamente que todo está relacionado y los intercambios que ocurren entre el sector musical y los otros sectores comerciales, alimentan los múltiples mecanismos de ingresos que son parte de la industria musical. Por ello, un profesional de la música, con una carrera bien estructurada, siempre tendrá garantizado un ingreso digno del que vivir.

*Hildemaro Álvarez. Ha sido nominado a los Latin Grammy Music Awards como productor en 2017 y ha participado en álbumes nominados a ese mismo premio en 2013, 2014, 2017, 2018 y 2020. Ha sido ganador del Premio ARPA 2019 como “Productor del Año», mientras que actualmente trabaja con figuras cimeras musicales en nuevas producciones latinoamericanas.

Dejar respuesta