La pareja dirige "una escuela de dones" que cobra cientos de dólares en varias ciudades de Colombia.

Sandra Parra encabeza un grupo religioso de alto rendimiento comercial.

Bogotá, Colombia, (ACI Prensa)–El Obispo Auxiliar de Medellín y secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, Mons. Elkin Álvarez, señaló que la “ordenación” como “sacerdotisa” de la señora Sandra Parra, que en redes sociales se presenta como “terapeuta de sanación y empresaria”, no tiene ninguna validez en la Iglesia Católica pastoreada por el Papa Francisco.

Así lo indicó el Prelado en declaraciones este martes 18 de febrero en las que se pronunció sobre la “ordenación” de Parra el sábado 15 en Colombia, un evento que ha causado confusión en algunos fieles, especialmente al ver en redes sociales las fotos de la mujer y su esposo, ambos vestidos como sacerdotes.

En la cuenta de Facebook de Sandra Parra se señala que “el aspecto más relevante de sus actividades y que llama poderosamente la atención, es su trabajo en el mundo espiritual, un mundo lleno de experiencias que a todos nos han tocado.” Como administradora, indica el texto, “hoy lidera un equipo de alto rendimiento financiero y comercial denominado ‘los Conectores’, que propende por generar resultados económicos conectando mercados.

Preguntado si la ordenación de Parra tiene validez para la Iglesia Católica, Mons. Elkin Álvarez respondió: “Absolutamente no”. “En el contexto de la Iglesia Católica, en la enseñanza de los Papas está muy claro lo que la Iglesia Católica hace a este respecto. Concretamente se lee en el numeral 1577 del Catecismo de la Iglesia Católica y en el canon 1024 del Código de Derecho Canónico, cuando se pregunta quién puede recibir la sagrada ordenación se responde que solo el varón bautizado recibe válidamente la sagrada ordenación, y en el canon siguiente se precisa los demás requisitos”, explicó el Prelado.

Parra promueve además eventos de “liberación y sanación” en distintas ciudades de Colombia como Medellín, Pereira, Armenia, Cali, Bogotá y Villavicencio. Además, en algunos videos de su cuenta se puede ver “exorcismos” realizados por ella.
En su cuenta de Facebook, la mujer ofrece la inscripción a una “Escuela de dones” para pertenecer a un “grupo selecto de Guerreros de Dios”. La escuela tiene un costo de 1.299 dólares, cuyo cupo se puede separar con 150 dólares.

Esta invalidez, continuó el Prelado, se da en “la Iglesia Católica presidida por el Papa Francisco y que tiene su concreción en las diócesis y los obispos que están en comunión con el Papa, concretamente en cada una de las jurisdicciones eclesiásticas en Colombia.”

Sobre los católicos independientes, como se hace llamar Parra y los sacerdotes que la acompañan, el Obispo dijo que “puede haber grupos, claro está, que no pertenecen a la comunión tradicional y al credo que nosotros expresamos como la firme tradición a la Iglesia Católica. Es decir, puede haber entre nosotros otras confesiones religiosas. Lo que no se puede decir es que haya un católico de esta comunión con el Papa que pueda vivir aislado de la Iglesia entera.”

Dejar respuesta