El presidente de la SIP, Jorge Canahuati, expresó: "Nuestra misión a Cuba tuvo la urgencia de crear más blindajes a favor del periodismo independiente y para denunciar y proteger casos de periodistas encarcelados, incomunicados y detenidos en prisión domiciliaria".

«Nuestro objetivo siempre fue y seguirá siendo no permitir que la libertad en Cuba y de cada cubano quede por fuera de la agenda pública internacional.»

Miami, Florida–La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció hoy ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) la creciente represión del gobierno de Cuba contra sus ciudadanos y el periodismo independiente. La entidad continental entregó un informe con los resultados de su reciente misión virtual a ese país. Del encuentro surgieron propuestas de actividades conjuntas en respaldo a la libertad de expresión en Cuba.

En la ceremonia especial participaron el comisionado Stuardo Ralón, relator de la CIDH para Cuba; el relator especial para la Libertad de Expresión, Pedro Vaca; representantes del equipo de la Secretaría Ejecutiva de la CIDH, y miembros de la SIP.

El presidente de la SIP, Jorge Canahuati, expresó: «Nuestra misión a Cuba tuvo la urgencia de crear más blindajes a favor del periodismo independiente y para denunciar y proteger casos de periodistas encarcelados, incomunicados y detenidos en prisión domiciliaria».

El comisionado Ralón expresó: «En el seno de la Comisión existe enorme sensibilidad y compromiso por visibilizar la situación de Cuba. Hemos tenido una intensa actividad de monitoreo, en otorgamiento de medidas cautelares».

Canahuati, presidente ejecutivo de Grupo OPSA, de Honduras, agregó: «Nuestro objetivo siempre fue y seguirá siendo no permitir que la libertad en Cuba y de cada cubano quede por fuera de la agenda pública internacional».

Ralón agregó que la Comisión está consciente de que «se está dando un movimiento histórico en la isla» y destacó «el papel fundamental del uso de las plataformas digitales».

Al presentar el informe, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información, Carlos Jornet, subrayó: «Recogimos un reclamo coincidente: que las organizaciones que defendemos la libertad de prensa, las que trabajan por los derechos humanos y la dirigencia mundial en su conjunto no olvidemos lo que ellos están padeciendo. Que los ayudemos a sacudir la comodidad de un régimen enquistado en el poder. Porque hoy se vive un nuevo pico represivo en Cuba, pero la situación de opresión, de ahogo a la libertad, lleva largas décadas».

Jornet, director de La Voz del Interior, Córdoba, Argentina, agregó: «Venimos a transmitir el clamor recogido en nuestras entrevistas con periodistas, artistas, activistas y miembros de la sociedad civil de que coordinemos.

acciones para intentar poner fin a la censura y a la represión que ejerce el gobierno cubano sobre toda voz disidente. Sólo si el tema se mantiene en la agenda prioritaria de la dirigencia mundial, si las instituciones mantenemos nuestro foco en él y si se realiza una cobertura constante de la prensa internacional para denunciar la corrupción y la represión del régimen, podremos contribuir a que, en este pequeño y aislado país, en el que desde 1948 no se realizan elecciones libres, se restablezca el respeto irrestricto de derechos humanos fundamentales, entre ellos la libre expresión y el debate ciudadano».

«El mundo mira a Cuba en algunos casos con un dejo romántico, en otros con cierto desdén o con el convencimiento que nada se puede o nada conviene hacer. Pero si algo reforzamos en nuestro acercamiento virtual a este mundo que clama atención es el convencimiento de que las mismas prácticas represivas que los cubanos padecen desde hace años empiezan a instalarse con fuerza en otros países de la región», añadió Jornet.

El relator especial, Pedro Vaca, destacó la importancia de la SIP como una fuente de referencia. «Coincidimos con la SIP en que hay una convicción de desafiar esa falta de garantía. Esto ocurre en un contexto en el que la libertad de expresión es un catalizador de lo que está ocurriendo en la isla. Se está haciendo uso del derecho a la libertad de expresión para reclamar libertades», añadió.