El niño se presentó por primera vez en un hospital local con congestión nasal, respiración rápida y alimentación reducida. (Imagen: Fuente externa).

Los padres deben entender que no pueden retrasar la atención médica para sus hijos si hay fiebre o problemas para respirar.

Houston, Texas–En uno de los primeros casos reportados de este tipo, un bebé de tres semanas en estado crítico se recuperó de COVID-19.

El resultado fue debido al rápido reconocimiento y tratamiento por parte de médicos de la Escuela de Medicina McGovern, en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston (UTHealth).

El caso fue publicado en la edición de abril de New England Journal of Medicine. A medida que surgen más datos sobre COVID-19, la creencia original de que los pacientes pediátricos se salvan de lo peor de la enfermedad ha sido refutada.

«Todavía estamos muy temprano en la investigación y los datos disponibles sobre COVID-19, y como proveedores, debemos ser conscientes de que los niños pueden enfermarse gravemente con este virus», dijo Alvaro Coronado Muñoz, MD, primer autor y profesor asistente de medicina pediátrica de cuidados críticos en la Escuela de Medicina McGovern de UTHealth.

Añade que «Es importante que los padres entiendan que no deben retrasar la búsqueda de atención médica para sus hijos si hay fiebre o problemas para respirar.»

El niño se presentó por primera vez en un hospital local con congestión nasal, respiración rápida y alimentación reducida.

Los médicos registraron una temperatura de 97.0 grados, pulso alto y baja saturación de oxígeno. El niño fue transferido a una unidad de cuidados intensivos pediátricos, y Coronado y otros miembros del equipo fueron alertados.

Al llegar, el niño tenía presión arterial baja e hipotermia, además de ritmo cardíaco y respiración rápidos y continuos. Las radiografías de pulmón revelaron opacidad y colapso en uno de los lóbulos superiores, indicios de neumonía.

Como era temprano en la pandemia, tomaría una semana para que los resultados de las pruebas de un hisopo nasal regresaran como positivos para el coronavirus, pero los médicos no esperaron antes de pasar a un plan de acción COVID-19 para la unidad de cuidados intensivos pediátricos (UCIP).

«Nuestro equipo fue llamado para admitir al paciente en la UCIP, y cuando vimos la radiografía, sospechamos de inmediato que podría ser el coronavirus. Tomamos precauciones tempranas para proteger a nuestro equipo y evitar la propagación a los proveedores de atención médica», dijo Coronado.

Agregó que «Pensamos que el niño estaba más enfermo que el niño normal que vemos. Además de lo que parecía ser COVID-19, el niño también dio positivo por el virus que causa el resfriado común.»

El bebé fue transferido a una sala de presión negativa en la UCIP, y fue intubado y colocado en un ventilador mecánico durante cinco días. Si bien el protocolo PICU estándar requiere ventilación mecánica no invasiva, los médicos decidieron intubar porque el paciente tenía insuficiencia respiratoria grave y se sospechaba de COVID-19.

Los médicos también colocaron al bebé en un curso de cinco días de hidroxicloroquina y azitromicina.

«La UCI pediátrica tiene que adaptar los protocolos para prevenir la propagación del coronavirus, como evitar los tratamientos en aerosol y considerar medidas de intubación seguras antes de lo habitual», señaló Coronado.

Después de cinco días, el paciente fue dado de alta de la UCIP. En el día nueve, el bebé se recuperó y fue enviado a casa sin oxígeno suplementario.

«Si bien este caso se limita a un solo paciente, ilustra que los casos graves de COVID-19 en niños pueden ocurrir, pero también se pueden manejar con éxito», dijo Coronado.

Dejar respuesta