El juzgado a cargo de la jueza Baloísa Marquínez Morán dictaminó que la investigación no probó que la firma de abogados procesada administraba algún fondo o cuentas bancarias procedente de Brasil. El fallo debe ser revisado por el Ministerio Público, quien determinará si apela o no la decisión judicial. (Foto: Cortesía de la Voz de América).

La jueza resolvió que en la investigación no se demostró qué cuentas fueron creadas en Panamá “con la finalidad de ocultar dinero de procedencia ilícita. Tampoco se demostró los montos de los dineros ingresados provenientes de sociedades offshore».

Ciudad de Panamá —Un juzgado exoneró a 39 personas que enfrentaban un juicio por blanqueo de capitales entre ellos los abogados Jurgen Mossack y Ramón Fonseca, socios de la desaparecida firma que estuvo en el centro del escándalo de los Papeles de Panamá.

Se trata de un caso de alto perfil que comenzó en 2017 y que vinculó a un bufete de abogados en Panamá a la investigación anticorrupción Lava Jato, surgida en Brasil.

El juzgado a cargo de la jueza Baloísa Marquínez Morán dictaminó que la investigación no probó que la firma de abogados procesada administraba algún fondo o cuentas bancarias procedente de Brasil. El fallo debe ser revisado por el Ministerio Público, quien determinará si apela o no la decisión judicial.

La jueza resolvió que en la investigación no se demostró qué cuentas fueron creadas en Panamá “con la finalidad de ocultar dinero de procedencia ilícita. Tampoco se demostró los montos de los dineros ingresados provenientes de sociedades offshore».

Agregó que “no se demostró la tipología utilizada para encubrir y justificar fondos” ni “se evidenció la trazabilidad del dinero que, presuntamente, procede de la República Federativa de Brasil”.

Este caso guardaba relación con una investigación que se inició en 2016, en el marco de la operación “Lava Jato” en Brasil, que vinculaban a la oficina de abogados en Panamá con la creación de sociedades anónimas que, supuestamente, tenían como objetivo la movilización de fondos ilegales.

Mossack y Fonseca anunciaron el cierre de sus oficinas en marzo de 2018 después de la sonada filtración de 11 millones de documentos financieros secretos del bufete que sacaron a la luz cómo algunas de las personas más ricas del mundo -incluidos gobernantes, empresarios y figuras del deporte- ocultaban su dinero en paraísos fiscales.

Dejar respuesta