El presidente Donald Trump dijo estar positivo aunque reconoce la gravedad de la amenaza en lugares como Nueva York y New Jersey. (Foto: Fuente externa).

Complicada situación sanitaria se agudiza al aumentar los casos de COVID-19 en toda la nación.

Washington, D.C.–«Quiero que todos los estadounidenses estén preparados para los días difíciles que se avecinan», afirmó el presidente Donald Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

«Vamos a pasar por dos semanas muy difíciles, y luego con suerte, como los expertos predicen… vamos a comenzar a ver algo de luz real al final del túnel. Pero serán dos semanas muy dolorosas, muy, muy dolorosas», agregó.

Trump y sus principales funcionarios de salud presentaron datos durante la sesión informativa que proyectó que hasta 240,000 estadounidenses podrían morir a causa del virus incluso con medidas de mitigación exhaustivas.

La sesión informativa ofreció un marcado y sombrío contraste con los últimos días en los que Trump ha promocionado la respuesta de su administración, y tan recientemente como la semana pasada, expresó optimismo de que el país podría ser reabierto en Semana Santa.

En cambio, los funcionarios citaron los datos para extender las pautas federales de distanciamiento social hasta finales de abril, instando a los estadounidenses a quedarse en casa siempre que sea posible y evitar reuniones de más de 10 personas.

«Es una cuestión de vida o muerte, francamente», dijo Trump sombríamente. «Es una cuestión de vida o muerte.»

Hay más de 183,000 casos confirmados en los EE. UU., más que el recuento oficial en cualquier otro país. Más de 3,700 estadounidenses han muerto a causa del virus.

Trump cuestionó que engañó a los estadounidenses con una falsa sensación de seguridad al ofrecer repetidamente predicciones optimistas sobre el virus, diciendo que quería ofrecer esperanza.

«Quiero ser positivo. No quiero ser negativo. Soy una persona positiva», dijo Trump, calificándose a sí mismo como «animador del país.»

El presidente Trump ha parecido particularmente sacudido por el virus que asola su estado natal de Nueva York y la vecina Nueva Jersey más que los otros 48 estados.

Dejar respuesta