Por Eugenio Fortunato*

Se encendió el reperpero,
hay mucha gente temblando.
Por centros de corrupción,
que se están eliminando.

La electricidad va en aumento.
Se queman trituradoras.
Eliminando los rastros.
¡YA VIENEN aplanadoras!…

En la Cámara de Cuentas,
más horas ha trabajar.
Arreglando auditorias,
que puedan justificar.

En el sistema e’ Justicia,
amarre estarán haciendo.
No hay dudas que en este día,
ya se les está oscureciendo.

Con una buena estrategia,
el Presidente arremete.
Van creciendo esperanzas,
al nombrar su Gabinete.

Un duro golpe le ha dado,
al pensamiento corrupto.
Porque según Ortiz Bosch,
no le asusta el exabrupto.

Las bocinas arremeten.
Olvidan que han caducado.
Mejor que administren bien,
lo mucho que se ha robado.

* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.
Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena y las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta