Por Eugenio Fortunato*

Me da pena Margarita,
que traicionó a su marido,
demostrando una ambición
que me dejó confundido.

Aunque no debí de estarlo,
basado en su trayectoria,
creo que por un momento
me traicionó la memoria.

Para negociar un pacto
ella le sirvió a Leonel,
y entonces se creyó
que era más viva que él.

Sé que los rumores dicen
que ellos ya ni fu ni fa,
y que ella se creyó
que el penco iba a ganá.

Sacó al marido del cuarto,
lo mandó al de la visita,
y le hablaba hasta con gesto,
como bien altanerita.

Los numeritos llegaron,
y no son nada halagüeños.
Y ahora ella está pensando
que está viviendo un mal sueño.

Sergia Elena se lo dijo.
Y yo al revés lo repito:
Margarita se ha quedado,
“sin la flauta y sin el pito”

Julio 10, 2020
* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.
Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena y las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta