Protestas en la Plaza de la Bandera. (Archivo).

Por Eugenio Fortunato*

Continúa el corre-corre.
Los amarres están al día.
Buscan seguir blindados,
por medio de Fiscalía.

Están ascendiendo amigos.
Acólitos y cachanchanes.
Y que les sea más difícil,
acometer nuevos planes.

Tienen por qué temer.
Razones para temblar.
Son años de impunidad,
y lo tienen que pagar.

No al borrón y cuenta nueva.
Ni ayuda de un ser divino.
No hay tabla de salvación.
Y menos medico chino.

La Presidencia entrante,
puso su voz a tronar.
«Todos los cambios que hagan,
los vamos a revisar.»

* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.
Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena y las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta