La Cámara de Diputados aprobó hace poco el nuevo Código Procesal Penal con apenas dos lecturas en el hemiciclo, excluyendo las tres causales para el aborto, salvo que la madre corra peligro al momento de dar a luz, entre otros detallitos que no fueron estudiados a fondo o desoyeron los reclamos de algunos sectores interesados. (Foto: Fuente externa).

Que preso está el exfiscal, / todos pendiente al suceso. / Y nadie prestó atención, / a lo que hacía don Pacheco.

Por Eugenio Fortunato*

Aprovechando el embrollo
que había en la Fiscalía,
los diputados hicieron
su trabajito del día.

Que preso está el exfiscal,
todos pendiente al suceso.
Y nadie prestó atención,
a lo que hacía don Pacheco.

Con la lectura dos,
pasaron el código penal.
Y le pasaron cepillo,
a lo que decía causal.

También le dieron cepillo,
como a las causales,
donde se discriminaba,
contra los homosexuales.

Pero no se atrevieron,
a cometer un sacrilegio.
Por eso a los militares,
le aprobaron privilegios.

* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.
Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.