La aprobación fue demorada debido a que los demócratas buscaban acuerdos y enmiendas de última hora para responder a los reclamos de sus facciones enfrentadas, conservadora y progresista. (Foto: Fuente externa).
  • El paquete de estímulo es el mayor aprobado en la historia de EE.UU.
  • Más de 85% de ciudadanos recibirán un tercer pago de US$1.400 en marzo.
  • El proyecto de ley acelera la fabricación y distribución de vacunas.
  • Se anticipa la Cámara dará su visto bueno.

Washington, D.C.–El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el sábado que la aprobación por el Senado de su proyecto de ley de ayuda para el coronavirus de 1.9 billones de dólares, lo que significa que los pagos de US$1.400 a la mayoría de los estadounidenses comenzarán a realizarse este mes y las disposiciones del proyecto de ley acelerarán la fabricación y distribución de vacunas.

Minutos después de ser aprobado el paquete por el Senado, -con una votación de 50 a 49- Biden aseguró que más del 85% de los hogares estadounidenses recibirán pagos, y una pareja con dos hijos que gana US$ 100.000 anualmente recibe alrededor de 5.600 dólares.

Biden dijo que espera una rápida aprobación por parte de la Cámara de Representantes para poder promulgar el proyecto de ley pronto, informa la Voz de América.

Estrecha mayoría
Por estrecho margen, más temprano el sábado senadores estadounidenses aprobaron el paquete de alivio, poniendo fin a un dilatado proceso que finalmente concede una victoria al presidente Joe Biden y a sus aliados demócratas que catalogan de crucial para sacar al país de la pandemia y del estancamiento económico que ha generado.

Tras trabajar durante toda la noche en varias enmiendas —casi todas republicanas y rechazadas— los senadores aprobaron el paquete por 50 votos contra 49. Con ello está allanado el camino para que la Cámara de Representantes termine de aprobar el paquete la semana entrante y lo envíe al presidente Joe Biden para su firma.

El astronómico monto de alivio equivale casi la décima parte de toda la economía estadounidense, es la prioridad de Biden en el inicio de su presidencia. Es su plan para enfrentar el virus letal y la economía desfalleciente, la doble crisis que aqueja al país desde hace un año.

El paquete incluye pagos directos de 1.400 dólares para casi todos los estadounidenses, prestaciones prolongadas para los desempleados y mucho dinero asignado a vacunas y tests contra el COVID-19, los estados y las ciudades, las escuelas, las industrias debilitadas, además de exenciones impositivas para ayudar a personas de menores ingresos, familias con hijos y consumidores de seguros de salud.

La aprobación fue demorada debido a que los demócratas buscaban acuerdos y enmiendas de última hora para responder a los reclamos de sus facciones enfrentadas, conservadora y progresista.

Las trabas a la medida son vistas como un indicador de que el camino será tortuoso en los próximos dos años para avanzar en la agenda de Biden, en medio de las tensiones entre progresistas y centristas, que mostrarán cómo se equilibran las fuerzas en decisiones que podrían ser determinadas por estrechas mayorías.

Biden destacó que el informe de desempleo publicado el viernes reflejó la contratación de 379.000 personas, un resultado inesperadamente sólido. Pero sigue siendo poco comparado con los 10 millones de empleos que se destruyeron desde el inicio de la pandemia hace un año.

“Sin un plan de rescate, esos avances se ralentizarán”, señaló Biden. “No podemos permitirnos dar un paso hacia adelante y dos hacia atrás. Tenemos que vencer al virus, proporcionar ayuda esencial y construir una recuperación inclusiva”.

En su conjunto, el proyecto de ley enfrenta la sólida oposición del Partido Republicano, y sus miembros emplearon los datos del paro para acusar a Biden de negarse a buscar compromisos con ellos.