Un comunicado de la Universidad de Miami precisó que "Somos los primeros interesados en examinar si existe algún impacto de la vacuna de la covid-19 en el potencial de fertilidad masculina, y no lo encontramos."

Ensayo clínico de la Universidad de Miami, publicado por la revista de la Asociación Médica Americana, confirma que no hay efectos adversos de índole reproductivos en los varones inoculados con las vacunas.

Miami, Florida–Las vacunas de Pfizer y Moderna no tienen un impacto negativo en la fertilidad de los hombres, según un estudio publicado en JAMA. No hay evidencia alguna, ni real ni teórica, de que la vacuna contra esta enfermedad cause infertilidad.

Un comunicado de la Universidad de Miami precisó que «Somos los primeros interesados en examinar si existe algún impacto de la vacuna de la covid-19 en el potencial de fertilidad masculina, y no lo no encontramos.»

Ranjith Ramasamy, responsable del estudio realizado por la Universidad de Miami y publicado hoy tras demostrar un ensayo clínico, dijo que las dos vacunas no produjeron efectos adversos reproductivos en los varones participantes inoculados.

Agregó que en el estudio de la Facultad Miller se examinó a un grupo de 45 voluntarios varones saludables, entre las edades de 18 y 35 años, y evaluaron los parámetros del esperma antes y después de vacunarles.

«Ninguno de los participantes en el estudio mostró ninguna merma en los parámetros de esperma», concluye el autor principal del informe, por lo que Ramasamy concluye que es algo que queda descartado.

La investigación, que finalizó el pasado 24 de abril, se llevó a cabo entre el 17 de diciembre y el 12 de enero pasados y la media de edad de los 45 participantes voluntarios fue de 28 años.

Los voluntarios, que no tenían problemas de fertilidad al comienzo del estudio, proporcionaron una muestra de semen antes de recibir la primera dosis de la vacuna Pfizer o Moderna y entregaron otra muestra unos 70 días después de la segunda dosis.

«Este es el ciclo de vida completo de los espermatozoides y 70 días es tiempo suficiente para ver si la vacuna afecta los parámetros del semen», explicó Daniel C. González, estudiante de la citada facultad y uno de los participantes en la elaboración del estudio.

«Medimos el volumen de semen, la concentración de espermatozoides y la cantidad total de espermatozoides en movimiento y descubrimos que no había disminuciones en ninguno de los parámetros en comparación con el análisis de referencia», apuntó González.

El estudio del equipo de Ramasamy demuestra que no hay evidencia alguna, ni real ni teórica, de que la vacuna cause infertilidad. Además, estos hallazgos científicos servirán para acabar con «las reticencias hacia la vacunación (…), una barrera para poner fin a la pandemia de la covid-19.