El estudio revela la incidencia de la gripe y el COVID-19 y muestra una fluctuación estacional sustancial en las regiones templadas del mundo. (Imagen: Fuente externa).

Estudio sugiere temperatura, humedad y latitud modifican niveles de contagios de virus.

Baltimore, Maryland–Un número considerable de enfermedades infecciosas muestran patrones estacionales en su incidencia, incluidos los coronavirus humanos.

Los betacoronavirus, como el coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio, (MERS-CoV), y el coronavirus del síndrome respiratorio agudo severo, (SARS-CoV), no se consideran estacionales.

Una carga para los sistemas de atención médica en todo el mundo, la gripe es el ejemplo característico de una enfermedad estacional, indica la investigación publicada por la Revista de la Asociación Americana de Medicina, JAMA.

La incidencia de la gripe muestra una fluctuación estacional sustancial en las regiones templadas del mundo, pero muestra menos estacionalidad en las zonas tropicales.

A pesar de la multitud de los posibles mecanismos propuestos para explicar esta variación, los científicos admiten que su comprensión actual de este fenómeno aún es incompleta.

La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), causada por el SARS-CoV-2, inicialmente llamó la atención en una serie de pacientes con neumonía de etiología desconocida en Wuhan, provincia de Hubei, China, y posteriormente se propagó a muchas otras regiones del mundo a través de viajes globales.

Una serie de análisis, incluidos estudios de laboratorio, estudios epidemiológicos y modelos matemáticos señalan el papel de la temperatura ambiente y la humedad en la supervivencia y transmisión de virus respiratorios estacionales.

El tremendo nivel de investigación que apoya tanto la temperatura ambiente como la humedad en su papel en la transmisión y la infección motivó a este estudio a examinar la influencia de los factores ambientales en COVID-19, en particular el efecto del clima.

En conclusión
En este estudio, la distribución de brotes importantes de la comunidad a lo largo de medidas restringidas de latitud, temperatura y humedad fue consistente con el comportamiento de un virus respiratorio estacional.

Además, se incluyó un modelo simplificado que muestra una zona que puede estar en mayor riesgo de propagación de COVID-19.

Mediante el uso de modelos climáticos, es posible estimar las regiones con más probabilidad de tener un mayor riesgo de propagación comunitaria de COVID-19 en las próximas semanas y meses, lo que permite una concentración de los esfuerzos de salud pública en la vigilancia y la contención.

Resultados
Hasta el 10 de marzo de 2020, se produjo una importante transmisión comunitaria a lo largo de una banda estrecha de latitudes en un patrón consistente de este y oeste.

Inicialmente, los nuevos epicentros de la enfermedad se encontraban aproximadamente a lo largo de 30 ° N a 50 ° N, incluida Corea del Sur (Daegu: 35.9 ° N; 54 muertes y 7513 casos antes del 10 de marzo), Japón (Tokio: 35.6 ° N; 10 muertes y 581 casos para el 10 de marzo).

Irán (Qom: 34.6 ° N; 291 muertes y 8042 casos para el 10 de marzo), y el norte de Italia (Milán: 45.6 ° N; 631 muertes y 10149 casos para el 10 de marzo).

Después de la aparición inesperada de un gran brote en Irán, se hizo otro mapa a finales de febrero.

Desde entonces, las nuevas áreas con transmisión comunitaria sustancial incluyen el noroeste de los Estados Unidos (Seattle: 47.5 ° N; 28 muertes y 959 casos), España (Madrid: 40.5 ° N; 35 muertes y 1695 casos) y Francia (París: 48.7 ° N; 33 muertes y 1784 casos).

Durante el mismo período, COVID-19 no se extendió sustancialmente a países al norte (por ejemplo, Moscú, Rusia: 56.0 ° N; 0 muertes y 10 casos) y al sur de China, donde Wuhan (30.8 ° N) tuvo 3,136 muertes y 80,757 casos.

El estudio subraya que el número de pacientes y muertes reportadas en el sudeste asiático es mucho menor en comparación con las regiones templadas (por ejemplo, Bangkok, Tailandia: 13.7 ° N; 1 muerte y 53 casos; Hanoi, Vietnam: 21.2 ° N; 0 muertes y 31 casos).

Dejar respuesta