El agua es un recurso clave para el siglo XXI, y muchas regiones de tierras bajas de todo el mundo dependen de los recursos hídricos que se originan en las regiones montañosas. (Foto: Fuente externa).

Será necesario realizar ajustes en la gestión del agua, y quizás también nueva infraestructura, como represas y transferencias del preciado líquido en el planeta.

Zúrich, Suiza–El consumo mundial de agua ha aumentado casi cuatro veces en los últimos 100 años, y muchas regiones solo pueden satisfacer su demanda de agua gracias a las contribuciones esenciales de las regiones montañosas.

En 30 años, casi una cuarta parte de la población mundial de tierras bajas dependerá en gran medida de la escorrentía de las montañas. Solo el desarrollo sostenible puede garantizar la importante función de las zonas montañosas como «torres de agua» de la Tierra.

«Hasta ahora, la investigación se ha centrado principalmente en las cuencas fluviales que se originan en la alta montaña de Asia», dice Daniel Viviroli, del Departamento de Geografía de la Universidad de Zúrich, primer autor del estudio.

«Pero en muchas otras regiones, la agricultura de regadío depende en gran medida del agua de las zonas montañosas, como en Medio Oriente y África del Norte, así como en partes de América del Norte, América del Sur y Australia.»

El agua es un recurso clave para el siglo XXI, y muchas regiones de tierras bajas de todo el mundo dependen de los recursos hídricos que se originan en las regiones montañosas, especialmente cuando se trata de regar tierras agrícolas.

Un estudio dirigido por la Universidad de Zúrich ha cuantificado esta dependencia por primera vez al comparar el suministro y el consumo de agua en las zonas bajas del mundo con las contribuciones de escorrentía de las montañas.

Basado en un modelo global de alta resolución, el estudio proporciona información detallada sobre la dependencia de los recursos hídricos de montaña en todo el mundo.

Los análisis exhaustivos se llevaron a cabo utilizando una cuadrícula regular y luego se compararon para cada área de captación de ríos de al menos 10,000 km2. Esto permitió obtener percepciones altamente diferenciadas de las características y diferencias regionales.

Esta dependencia ha aumentado considerablemente desde la década de 1960, a pesar del uso más eficiente del agua y, por lo tanto, la disminución del consumo de agua per cápita.

Mientras que solo el 7 por ciento de la población de las tierras bajas solía depender en gran medida de las contribuciones de las zonas montañosas en ese momento, se prevé que esta cifra aumente al 24 por ciento a mediados del siglo XXI.

Esto corresponde a alrededor de 1.500 millones de personas en las zonas bajas. Se presta especial atención a las zonas de captación como las de los ríos Ganges-Brahmaputra-Meghna, Yangtze e Indo en Asia, el Nilo y el Níger en África, el Éufrates y el Tigris en Oriente Medio así como el río Colorado en América del Norte.

Para sus análisis, los investigadores asumieron un escenario intermedio en términos de crecimiento de la población y desarrollo tecnológico, económico y social.

Además, la acción climática es de suma importancia: debido al aumento de las temperaturas, los picos de agua de deshielo de las regiones montañosas cubiertas de nieve a veces ya ocurren varias semanas antes y, por lo tanto, no son tan útiles para la agricultura de verano. Será necesario realizar ajustes en la gestión del agua, y posiblemente también nueva infraestructura, como represas y transferencias de agua.

«Sin embargo, las soluciones técnicas van de la mano con grandes daños ecológicos, y algunos ríos, como el Indo, tienen poco potencial de expansión», dice Viviroli.

Para el futuro, será crucial que las regiones de tierras bajas y montañas trabajen en estrecha colaboración a pesar de las diferencias políticas, culturales, sociales y económicas.

Dejar respuesta