Durante la firma del documento de la SIP, el mandatario agradeció a todos los hombres y mujeres que dan lo mejor de sí mismos en una profesión tan noble y necesaria para una democracia de calidad.
  • El presidente calificó de “veneno” el abuso de poder en regímenes autoritarios y en democracias.
  • Subrayó que el mejor antídoto es la separación de poderes y la libertad de expresión ejercida.

Santo Domingo, República Dominicana–El presidente Luis Abinader advirtió que no puede haber periodismo libre, profesional e independiente sin periodistas libres, profesionales e independientes que ejerzan su labor desde distintos y legítimos puntos de vista con honestidad y con dignidad.

Subrayó que los abusos de poder no son una característica exclusiva de regímenes autoritarios; se pueden y se dan también en las democracias.

“Es un veneno que se extiende rápidamente con efectos devastadores. Por ello, el mejor antídoto es la separación de poderes y la libertad de expresión ejercida, entre otros medios, por un periodismo libre, profesional y de calidad”, agregó.

Agradeció a todos los hombres y mujeres que dan lo mejor de sí mismos en una profesión tan noble y necesaria para una democracia de calidad, durante un acto en el Palacio Nacional donde suscribió la Declaración de Chapultepec, durante la 76 Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP.

“Sin libertad no puede haber verdadero orden, estabilidad y justicia. Y sin libertad de expresión no puede haber libertad. La libertad de expresión y de búsqueda, difusión y recepción de informaciones sólo podrá ser ejercida si existe libertad de prensa”, dijo.

Posverdad y ‘fakenews’
Abinader recordó que cuando surgieron las redes sociales y se generalizó su uso de manera masiva, escuchó a alguien decir que el mundo había cambiado para siempre.

La referencia era que cualquier persona con un teléfono móvil, con acceso a la Internet, era un periodista, y que los medios de comunicación no tardarían en perder su papel como instrumentos para la comunicación social.

“Y entonces pensé, que esta concepción era un error. Ahí están fenómenos tan inquietantes y peligrosos como la ‘posverdad’ o las ‘fakenews’ para que seamos conscientes de que no podemos permitir que esta equivocación vaya a más”, agregó.

Planteó la diferencia que alguien con un teléfono móvil que graba las imágenes, o el sonido de un determinado acontecimiento, es alguien que tiene un teléfono móvil, pero no es un periodista que ordenará los acontecimientos, contrastará con todas las fuentes a las que pueda recurrir.

Esa es la metodología, puntualizó, para contextualizar los hechos que ofrecen a los lectores, oyentes o televidentes con rigor periodístico.

Riesgos del oficio
El presidente llamó la atención de que en el continente aún persisten países con gobiernos despóticos que reniegan de todas las libertades, especialmente, las que se relacionan con la expresión.

“Aún los delincuentes, terroristas y narcotraficantes amenazan, agreden y asesinan a periodistas, en muchos casos con absoluta impunidad”, señaló.

Luis Abinader consideró que el periodismo en América Latina es con demasiada frecuencia una profesión heroica que puede llegarle a salir muy cara a quien la ejerce.

Dejar respuesta