Actualmente, sólo la mitad de los niños portadores del VIH reciben tratamiento, mucho menos que los adultos seropositivos. Esta brecha es un escándalo. Tres agencias de la ONU, en conjunto con otros socios, se unen para brindar la terapia necesaria a todos los pequeños y prevenir nuevas infecciones infantiles al terminar la presente década.

La nueva Alianza Global para Acabar con el SIDA en los Niños para 2030 se presentó en la Conferencia Internacional sobre el SIDA, celebrada en Montreal (Canadá).

Nueva York, Estados Unidos. – ONUSIDA, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto con socios internacionales, anunciaron este lunes una iniciativa para garantizar que ningún niño con VIH se quede sin tratamiento y que no haya nuevas infecciones infantiles al terminar esta década.

En palabras de la directora ejecutiva del Programa de la ONU contra el VIH-SIDA (ONUSIDA), Winnie Byanyima, la brecha en la cobertura de tratamiento entre niños y adultos “es un escándalo”.

Una de las principales disparidades en la lucha contra el VIH-SIDA es la observada en la proporción de niños y adultos portadores del virus que reciben tratamiento con antirretrovirales: mientras que el 76% de los seropositivos adultos tienen acceso a esas terapias, lo menores alcanzan apenas al 52%.

Los datos de ONUSIDA indican que 1,2 millones de niños y adolescentes hasta 19 años portadores del VIH no reciben tratamiento. De ellos 800.000 tienen entre 0 y 14 años y los 400.000 restantes oscilan entre 15 y 19. De este último grupo, una gran parte se habría infectado recientemente.

Para el director general de la OMS, ningún niño “debe nacer o crecer con VIH, y ningún niño con VIH debe quedar sin tratamiento”.

Tedros Adhanom Gheberyesus consideró la falta de terapias a nivel infantil como “una mancha en la conciencia colectiva”.

“La Alianza es una oportunidad para renovar nuestro compromiso con los niños y sus familias para unirnos, hablar y actuar con propósito y en solidaridad con todas las madres, niños y adolescentes”, recalcó.

Entre los participantes en la Alianza se cuentan organizaciones de la sociedad civil, incluida la Red mundial de personas que viven con el VIH, gobiernos nacionales de los países más afectados y socios internacionales.

Los países parte de la primera fase de la iniciativa son: Angola, Camerún, Côte d´Ivoire, República Democrática del Congo, Kenya, Mozambique, Nigeria, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue.

El lanzamiento político de la alianza se hará durante una reunión ministerial en octubre de 2022 en Nigeria.

Transformar la indignación en acciones

La directora ejecutiva de ONUSIDA consideró que la iniciativa permitirá convertir en acciones la indignación por la falta de atención a los niños.

“Al reunir nuevos medicamentos mejorados, nuevo compromiso político y activismo decidido de las comunidades, podemos ser la generación que acabe con el SIDA en los niños. Podemos ganar esta batalla siempre y cuando luchemos juntos”, apuntó Winnie Byanyima.

Por su parte, la responsable de UNICEF, Catherine Russell, recordó que pese a los avances en la reducción de la transmisión vertical del VIH, los niños tienen muchas menos probabilidades que los adultos de acceder a los servicios de prevención, atención y tratamiento.

En este sentido, consideró que la Alianza es un “paso adelante” y afirmó que UNICEF tiene el compromiso de trabajar con sus socios en favor de un futuro sin SIDA.

Dejar respuesta