El principal señalado en el caso Odebrecht indicó que “cada quien tiene sus corruptos favoritos.” (Foto: Fuente externa).

Al reinicio del juicio por Odebrecht, el imputado dijo que no sabe si el interés del Ejecutivo actual es el mismo del anterior.

Santo Domingo, República Dominicana– “No sé si el interés del Ejecutivo actual es el mismo que el anterior porque cada quien tiene sus corruptos favoritos”, fue la aseveración que enfatizó este lunes Ángel Rondón al finalizar su defensa en el juicio que se le sigue por supuestamente haber recibido $92 millones de dólares en sobornos por parte de la multinacional Odebrecht.

Rondón aseguró a las juezas que “tienen una gran responsabilidad sobre sus hombros” y las instó a no tomar presión de los medios de comunicación, grupos políticos o del Gobierno para emitir una sentencia concluyente en el juicio por el caso Odebrecht.

El imputado reiteró que cada Gobierno tiene intereses particulares distintos y aseguró confiado que “es posible que ahora los papeles hayan cambiado”.

Asimismo, Rondón hizo referencia a su discurso acusatorio del pasado jueves y sugirió al Ministerio Público que todos sus argumentos se profundicen y se investiguen para que “también estén involucrados otros que no han sido investigados porque si no es así, hemos perdido un tiempo valioso”.

El principal señalado en el caso Odebrecht también aseguró que si hubo sobornos por parte de la multinacional Odebrecht, no se manejaron a través de sus empresas y garantizó que cuenta con documentaciones y pruebas que avalan que su patrimonio empresarial no es ilícito.

“Si en el país hubo sobornos sólo hay una persona involucrada que es Marco Vasconcelos Cruz quien era el de las relaciones a todos los niveles políticos”, sostuvo Rondón.

Al inicio de su defensa, iniciada a las 9:00a.m., el imputado se enfocó en resaltar las supuestas falencias que están en el expediente en su contra que elaboró el Ministerio Público y que, a su juicio, “está lleno de repeticiones y contradicciones”.

Ángel Rondón es acusado por ser quien supuestamente manejó $92 millones de dólares en sobornos para repartirlos entre funcionarios y legisladores desde el 2001 hasta el 2017.

Su caso se conoce, junto a cinco señalados más, en el Primer Tribunal Colegiado del Palacio de Justicia.