El café, “divino tesoro, néctar de los dioses”, dijo el poeta, mientras más filtrado mucho mejor para la salud en general según el estudio. (Foto: Fuente externa).

Estudio revela uso de un filtro para colar el tinto reduce riesgos de ataques cardíacos, evita el colesterol y la muerte prematura en tiempos del COVID-19.

Estocolmo, Suecia–¿Cuál es la forma más saludable de preparar una taza de café recién hecho? Un nuevo estudio que examina los vínculos entre los métodos de preparación de café y los riesgos de ataques cardíacos y muerte ha concluido que la preparación filtrada es la más segura.

El primer estudio para examinar los vínculos entre los métodos de preparación del café y los riesgos de ataques cardíacos y muerte ha concluido que la preparación filtrada es la más segura. La investigación se publica en el European Journal of Preventive Cardiology, revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

«Nuestro estudio proporciona evidencia sólida y convincente de un vínculo entre los métodos de preparación del café, los ataques cardíacos y la longevidad», dijo el autor del estudio, el profesor Dag S. Thelle, de la Universidad de Gotemburgo, Suecia.

El investigador subraya que «El café sin filtrar contiene sustancias que aumentan el colesterol en la sangre. El uso de un filtro elimina estos y hace que los ataques cardíacos y la muerte prematura sean menos probables.»

El café es una de las bebidas más populares en todo el mundo y el estimulante más utilizado. Hace unos 30 años, el profesor Thelle descubrió que beber café estaba relacionado con el colesterol total elevado y el colesterol LDL «malo», hasta tal punto que quizás tendría consecuencias perjudiciales para la salud del corazón.

Los experimentos identificaron las sustancias culpables en el café y descubrieron que podían eliminarse con un filtro. Una taza de café sin filtrar contiene aproximadamente 30 veces la concentración de las sustancias que aumentan los lípidos en comparación con el café filtrado.

Thelle agrega que «Nos preguntamos si este efecto sobre el colesterol daría lugar a más ataques cardíacos y la muerte por enfermedad cardíaca. Pero no era ético hacer un ensayo que asignara al azar a las personas a tomar café o no. Así que preparamos un gran estudio de población y varias décadas más tarde informaremos los resultados.»

Entre 1985 y 2003, el estudio incluyó una muestra representativa de la población noruega: 508,747 hombres y mujeres sanos de 20 a 79 años. Los participantes completaron un cuestionario sobre la cantidad y el tipo de café consumido.

También se recopilaron datos sobre variables que podrían influir tanto en el consumo de café como en las enfermedades cardíacas, de modo que estos pudieran tenerse en cuenta en el análisis. Por ejemplo, fumar, educación, actividad física, altura, peso, presión arterial y colesterol.

Los participantes fueron seguidos durante un promedio de 20 años. Un total de 46,341 participantes murieron. De ellos, 12,621 muertes se debieron a enfermedades cardiovasculares. De las muertes cardiovasculares, 6.202 fueron causadas por un ataque al corazón.

En general, beber café no era un hábito peligroso. De hecho, beber café filtrado era más seguro que no tener café. En comparación con la ausencia de café, la preparación filtrada se relacionó con un riesgo reducido de muerte del 15% por cualquier causa durante el seguimiento.

Para la muerte por enfermedad cardiovascular, la bebida filtrada se asoció con una disminución del 12% en el riesgo de muerte en los hombres y una reducción del 20% en el riesgo de muerte en las mujeres en comparación con la ausencia de café. La mortalidad más baja fue entre los consumidores de 1 a 4 tazas de café filtrado por día.

El profesor Thelle dijo: «El hallazgo de que los que bebieron la bebida filtrada tuvieron un mejor desempeño que los que no tomaron café no pudo explicarse por ninguna otra variable, como la edad, el género o los hábitos de estilo de vida. Por lo tanto, creemos que esta observación es cierta.»

Dejar respuesta