El memorando de la Guardia Costera de EE.UU. da cuenta de la situación actual frente a la costa de Florida. (Foto: USCG).

Servicio de Guardacostas afirma sistema de atención médica en Miami y Fort Lauderdale están abrumados por enfermos de la pandemia.

Miami, Florida—El Servicio de Guardacostas de los Estados Unidos no ha autorizado la entrada a puerto de varios buques cruceros con bandera extranjera en aguas cercanas, y pidió que estén preparados para cuidar a las personas con COVID-19 por un «período de tiempo indefinido» en el mar o que busquen ayuda de otros países.

La advertencia del Distrito 7 cita la negativa entre otras razones al sistema de atención médica abrumado por el número de enfermos en Miami y Fort Lauderdale.

Las instrucciones se encuentran en un nuevo boletín de seguridad que entró en vigencia esta semana a lo largo de la costa sur del Atlántico, incluida Florida, que informa más de 6,700 casos de coronavirus desde la noche del martes.

Pero el boletín de la Guardia Costera, firmado por el Contralmirante E.C. Jones del Séptimo Distrito con sede en Miami, también dice que podría ser difícil encontrar cualquier instalación en el sur de Florida que pueda recibir nuevos pacientes con COVID-19.

Si un crucero debe enviar a alguien a tierra para recibir atención médica, su propietario será responsable de esencialmente cada paso del viaje, desde organizar una evacuación hasta contratar una ambulancia privada y asegurarse de que la persona tenga un lugar en un hospital.

“Las instalaciones médicas en el Puerto de Miami, por ejemplo, ya no aceptan pacientes MEDEVAC debido a la capacidad limitada del hospital y se espera que los condados vecinos sigan su ejemplo», escribió Jones, cuyo distrito de la Guardia Costera incluye Florida, Puerto Rico, Georgia y Carolina del Sur.

Los nuevos requisitos médicos se aplican a cualquier embarcación que transporte más de 50 personas. También destaca los cruceros que están registrados en las Bahamas, refiriéndose a muchos de los barcos propiedad de grandes líneas de cruceros como Carnival, Royal Caribbean y Norwegian.

Los barcos con bandera extranjera son la norma en la industria de cruceros. Al registrar barcos en las Bahamas, Panamá y otros países, las compañías de cruceros pueden evitar los impuestos estadounidenses, así como las leyes laborales y ambientales.

Las principales empresas navieras con sede en la Florida tienen sus barcos con registros en Bahamas. (Foto: Fuente externa).

Pero ahora, la Guardia Costera les dice a esas compañías que sus barcos deben buscar atención médica en los países donde están registrados, en lugar de depender de los EE.UU.
La industria de cruceros está actualmente bajo una suspensión de 30 días de todos los viajes desde los EE. UU. que entraron en vigencia el 14 de marzo, pero decenas de barcos permanecen en el mar.

El memorando de la Guardia Costera da cuenta de la situación actual frente a la costa de Florida:
«Diecisiete barcos están alineados en Port Miami y Port Everglades, con más de una docena de otros flotando a kilómetros de la costa. La mayoría solo tiene tripulación a bordo, pero varios todavía transportan pasajeros hacia los puertos del sur de Florida. En declaraciones presentadas ante la SEC el martes, Carnival dijo que sí más de 6,000 pasajeros están aún en el mar. El 13 de marzo se detuvieron nuevos viajes en todas las líneas principales.»

Las noticias del boletín de la Guardia Costera surgieron cuando un Holland America propiedad de Carnival busca un puerto para el Zaandam, un crucero en el que cuatro personas murieron y casi 200 personas se enfermaron por el presunto COVID-19. La compañía quiere que el barco atraque en Fort Lauderdale.

Varios países han negado el permiso para que el barco atraque y desembarque pasajeros.

Dejar respuesta