Ese mundo electrónico es tan falaz y tendencioso como lo eran los escribas de Sesonc. (Foto: Fuente externa).

Encuesta Pew: Inquietud pública por interacción de empresas tecnológicas y la política.

Washington, D.C.–Más de la mitad de los adultos estadounidenses (54%) dice que las empresas de redes sociales no deberían permitir ningún anuncio político en sus plataformas. Y una mayor proporción (77%) considera que no es muy o nada aceptable que estas empresas utilicen datos sobre las actividades en línea de sus usuarios para mostrarles anuncios de campañas políticas, según una encuesta del Pew Research Center realizada del 8 al 13 de septiembre, 2020.

Al mismo tiempo, el 45% dice que las empresas de redes sociales deberían permitir al menos algunos anuncios políticos en sus plataformas, mientras que el 26% dice que estas empresas deberían permitir todos estos anuncios y el 19% respalda la idea de que solo algunos deberían permitirse. Y el 22% piensa que es al menos algo aceptable que las empresas de redes sociales utilicen datos sobre las actividades en línea de sus usuarios para mostrarles anuncios de campañas políticas.

Los sentimientos en contra de los anuncios políticos se extienden a la mayoría de los grupos, aunque existen algunas diferencias ligadas a factores como el partidismo y la edad. Por ejemplo, solo el 15% de los demócratas e independientes que se inclinan por el Partido Demócrata dicen que las empresas de redes sociales deberían permitir todos los anuncios políticos en sus plataformas, en comparación con el 38% de los republicanos y partidarios del Partido Republicano.

Alrededor del 27% de los demócratas dicen que solo se debería permitir algunos anuncios políticos en estas plataformas, en comparación con una proporción mucho menor de republicanos (10%) que dicen lo mismo. Cuando se trata de no permitir ningún anuncio político en estos sitios, el 56% de los demócratas y la mitad de los republicanos expresan esta opinión.

Dentro de la cohorte demócrata, no hay diferencias en estos puntos de vista por ideología. Sin embargo, los republicanos están un poco más divididos en términos ideológicos. Por ejemplo, el 43% de los republicanos conservadores dicen que las empresas de redes sociales deberían permitir todos los anuncios políticos en sus plataformas, mientras que el 30% de los republicanos moderados a liberales dicen lo mismo.

Los republicanos moderados y liberales también tienen el doble de probabilidades que los republicanos conservadores de decir que estos sitios deberían permitir solo algunos anuncios políticos (16% frente a 7%).

Algunas empresas están reaccionando. A fines de 2019, Twitter anunció que prohibiría por completo el contenido político patrocinado del sitio y, más recientemente, otros, como Facebook, revelaron sus planes de prohibir cualquier anuncio político nuevo en la semana anterior al concurso.

Tácticamente, muchos anuncios políticos en las redes sociales se basan en la microtargeting, una estrategia que se utiliza para llegar a un grupo específico de usuarios en función de su ubicación geográfica o intereses personales.

Las empresas de redes sociales han adoptado una variedad de enfoques en lo que respecta a la moderación de la orientación de anuncios. Por ejemplo, Facebook utiliza un sistema de clasificación sólido para categorizar las preferencias de los usuarios, incluidas las inclinaciones políticas. Por otro lado, Google dijo en 2019 que restringiría la forma en que los candidatos políticos pueden orientar a los usuarios con anuncios basados en atributos políticos.

Esta resistencia pública a la focalización de anuncios políticos no es nueva. Estos hallazgos se alinean con una encuesta del Centro de 2018 que encontró que aproximadamente seis de cada diez usuarios de redes sociales de EE.UU. (62%) encontraron inaceptable que los sitios de redes sociales usaran datos sobre ellos y sus actividades en línea para mostrar mensajes de campañas políticas.

Y los resultados de la encuesta actual se relacionan con investigaciones más recientes que muestran que el público está preocupado por la interacción de las principales empresas tecnológicas y la política.

Por ejemplo, la mayoría de los estadounidenses piensan que los sitios de redes sociales censuran los puntos de vista políticos, y pocos adultos estadounidenses dicen tener mucha o algo de confianza en las empresas de tecnología para evitar el uso indebido de sus plataformas en las elecciones de 2020.

Dejar respuesta