Entre el 31 de diciembre, cuando se informaron los primeros casos en Wuhan, y el 31 de enero, más de 430,000 personas estaban en vuelos directos desde China a los EE.UU. (Imagen: Fuente externa).

Un grupo de 14 congresistas dio de plazo hasta el 16 de abril al director-general del organismo para que entregue documentos, correos y datos que expliquen su actitud laxa con el gobierno comunista chino frente al brote viral originado en Wuhan.

Washington, D.C.—Cinco legisladores de alto rango del Congreso de Estados Unidos y otros nueve de menor nivel remitieron una carta a Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud, OMS, para que explique lo que califican de “conducta complaciente” con el gobierno de la República Popular China durante y después del origen del COVID-19 en la ciudad china de Wuhan.

El documento dirigido a la OMS en Ginebra, está suscrito por los representantes Jim Jordan, miembro del Comité de Supervisión y Reforma de la Cámara; Jody B. Hice, del Subcomité de Operaciones del Gobierno; James R. Comer, del Subcomité de Medio Ambiente; Chip E. Roy, del Subcomité de Derechos Civiles y Libertades Civiles, y Glenn S. Grothman, del Subcomité de Seguridad Nacional.

La carta, fechada el 9 de abril, subraya que “la OMS ayudó a Beijing a difundir propaganda, minimizó el alcance de la enfermedad y posiblemente retrasó el pedido de una emergencia de salud pública”, y que en cambio, siga las señales de China. A lo largo de la crisis, la OMS ha evitado culpar al gobierno chino, que es en esencia el Partido Comunista de China.”

Los 14 legisladores subrayan que Tedros Adhanom Ghebreyesus, “como líder de la OMS, incluso llegó a elogiar la «transparencia» del gobierno chino durante la crisis, cuando, de hecho, el régimen ha mentido constantemente al mundo al no informar sus estadísticas reales de infección y muerte.”

En ese sentido, los congresistas estadounidenses citaron varios ejemplos en los que el director de la OMS “negó la propagación de COVID-19 de persona a persona basándose únicamente en la propaganda china.”

Se recuerda que el 14 de enero de 2020, tuiteó que por “investigaciones preliminares realizadas por las autoridades chinas, no hemos encontrado evidencia clara de transmisión de humano a humano del nuevo coronavirus.»

Los legisladores señalan en su carta que investigaciones preliminares “incluyeron a China encarcelando a cualquier médico que divulgara toda información sobre COVID-19 que no fuera aprobada por medios estatales.”

Además, los congresistas norteamericanos indican que “la OMS ignoró las advertencias taiwanesas de transmisión de persona a persona en diciembre de 2019,” ya que la OMS no reconoce actualmente a Taiwán como una nación independiente.

Añaden que “fuentes de inteligencia de los Estados Unidos han descubierto desde entonces que China encubrió y mintió sobre el alcance del brote.»

La carta señala que “El 23 de enero de 2020, la OMS finalmente reconoció que se estaba produciendo una propagación de persona a persona,” un mes después de las primeras advertencias.

La OMS indicó que se retrasó la “Denominación prolongada de COVID-19, una emergencia de salud pública de preocupación internacional (PHEIC) y una pandemia, porque “China tenía la propagación bajo control; cuando la OMS declaró a COVID-19 una pandemia el 30 de enero de 2020, la enfermedad había infectado casi 10,000 y causado la muerte a casi 1,000 personas en 19 países diferentes.”

Los congresistas señalan que “el retraso en la declaración de PHEIC fue el resultado de una intensa presión de China,” y que el director de la OMS afirmó que “China debe ser felicitada por las medidas extraordinarias que ha tomado para contener el brote,» cuando no era cierto.

El documento precisa que “Desde entonces, ha habido más de un millón de casos nuevos y 80,000 muertes en todo el mundo”, y atribuye a negligencias de la OMS el retraso en la adopción de medidas serias como restricciones de viaje, para contrarrestar la propagación mundial.”

Señalan que a pesar de declarar al COVID-19 como un brote y una amplia evidencia de transmisión a través de viajes, la OMS insistió en que otros países no restringieran los viajes o el comercio a China.

Los legisladores explicaron que el presidente Trump fue objeto de intensas críticas cuando prohibió viajar desde China, entre otras medidas. Cierto político llamó a la orden «xenofóbica», medida que contrario a la OMS permitieron salvar vidas.

En el desglose de hecho, se muestra que entre el 31 de diciembre, cuando se informaron los casos por primera vez, y el 31 de enero, más de 430,000 personas estaban en vuelos directos desde China a los EE.UU.

El documento subraya que La OMS no ha emitido restricciones de viaje actualizadas desde el 29 de febrero y aún no ha recomendado restringir los viajes internacionales.

Además, y pese a la crisis y al encubrimiento, continúa alabando los esfuerzos chinos para combatir la propagación de COVID-19 “a pesar de los múltiples informes de que China participó en una campaña de desinformación masiva.”

La carta congresional también cita un informe reciente de la comunidad de inteligencia de EE.UU., que indica que China no reportó severamente tanto su número total de casos como las muertes causadas por COVID-19.

“El informe detalla los esfuerzos del gobierno chino para alterar continuamente su metodología de presentación de reportes que, en diferentes puntos, excluyó a las personas que dieron positivo pero fueron asintomáticas, a pesar de su capacidad de permanecer contagioso.”

Estados Unidos también atribuye al gobierno de China “haber amordazado a médicos y periodistas que intentaron decir la verdad sobre la gravedad de COVID-19.2.»

Incluso, «la OMS dijo que China debería ser «elogiada» por estas tácticas manipuladoras; tácticas mal vistas en todo el mundo.”

Subraya que en 2017, la OMS recibió el 17% de su financiamiento total, o US$513 millones, de los Estados Unidos, en esencia “dinero de los contribuyentes estadounidenses que se asigna a organizaciones que sirven de manera uniforme a los intereses de las naciones de todo el mundo, no simplemente a los intereses del régimen autoritario y comunista de China.”

Por último, el grupo de congresistas requirió a al director y a la OMS proporcionar los siguientes documentos e información:

Todos los documentos y comunicaciones relacionados con la salud pública, incluidos, entre otros, COVID -19, nuevo coronavirus, o coronavirus, entre la OMS y el Partido Comunista Chino o el gobierno de China entre agosto de 2019 y el presente.

Así como todos los documentos y comunicaciones sobre el número total de personas infectadas y fallecidas relacionadas con la actual pandemia de COVID-19 en China, incluidas las infectadas pero asintomáticas.

También todos los documentos y comunicaciones relacionados con la salud pública, incluidos, entre otros, COVID-19, coronavirus novedoso o coronavirus, entre la OMS y Taiwán entre agosto de 2019 y el presente.

Además de estos documentos, proporcionar una sesión informativa a nivel de personal a más tardar el 16 de abril de 2020, lo cual se podría realizar de forma remota por cuestiones de conveniencia y seguridad.

Dejar respuesta