El presidente lamentó ser el cuarto inquilino de la Casa Blanca que tiene que enfrentar esta situación, algo que atribuyó a la estrategia de sus predecesores de condicionar una retirada de tropas a una mejoría de la situación en el país. (Foto: Cortesía de la Voz de América).

El presidente, Joe Biden, aseguró que el objetivo se ha cumplido: impedir que Al Qaeda pueda usar ese país como base para tramar nuevos ataques a la nación.

Washington, D.C.–El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este miércoles que ha dado órdenes de traer a casa a todas las tropas desplegadas en Afganistán, retirada que debe completarse antes del vigésimo aniversario de los atentados del 11 de Septiembre, lo que dio lugar al conflicto más prolongado en la historia de la nación.

«Es hora de poner fin a la guerra más longeva de EE. UU. Es hora de que las tropas estadounidenses vuelvan a casa», declaró Biden de manera solemne durante una comparecencia desde la Casa Blanca.

El mandatario aseguró que había tomado esta decisión tras consultar con socios y aliados, el alto mando estadounidense y el presidente Ashraf Ghani, entre otros. “Nuestro plan siempre fue: entramos juntos y salimos juntos», informa la Voz de América.

“Las tropas estadounidenses, así como aquellas desplegadas por nuestros aliados de la OTAN y socios operacionales, estarán fuera de Afganistán antes de que se cumpla el 20 aniversario de ese espantoso ataque del 11 de septiembre», declaró al referirse a los atentados terroristas en Nueva York y Washington, D.C. por parte de Al Qaeda en 2001, con un saldo de más de 3.000 víctimas.

Biden se aferró al hecho de que, según dijo, el objetivo que buscaba alcanzar Estados Unidos al entrar en el conflicto en Afganistán se logró hace tiempo: ·»Garantizar que Afganistán no fuera usado como una base desde donde pudiéramos ser atacados nuevamente».

“Ajusticiamos a [Osama] Bin Laden hace una década y hemos seguido en Afganistán durante una década», observó. “Desde entonces, las razones para permanecer en Afganistán eran cada vez menos claras».

El mandatario lamentó tener que ser el cuarto inquilino de la Casa Blanca que se tiene que enfrentar a esta situación, algo que atribuyó a la estrategia de sus predecesores de condicionar una retirada de tropas a una mejoría de la situación en el país.

“No podemos continuar el ciclo de extender o expandir nuestra presencia militar en Afganistán esperando crear las condiciones ideales para la retirada, y esperar un resultado diferente».

En relación con este legado que va pasando de presidente en presidente, Biden hizo referencia al acuerdo firmado en febrero del año pasado entre el entonces presidente Donald Trump y la insurgencia talibán, que establecía, entre otras cosas, la retirada de las tropas estadounidenses para el próximo 1 de mayo.

El presidente se refirió a este acuerdo, conocido como el acuerdo de Doha, como algo «heredado» por su Administración pero, en todo caso, recalcó que no deja de representar “la palabra de Estados Unidos”.