La empresa fue acusada de proporcionar información de entrega de paquetes falsificada durante un período de años y aceptar millones de dólares en pagos. (Foto: Fuente externa).

Departamento de Justicia publica información sobre los esfuerzos del día de las elecciones para proteger el derecho al voto y enjuiciar el fraude electoral.

Washington, D.C.—Al dar cumplimiento a una larga tradición del Departamento de Justicia, el Procurador General William P. Barr emitió la siguiente declaración:

“Los estadounidenses tienen una vez más la oportunidad de ayudar a moldear el futuro de esta nación mediante el ejercicio de su derecho al voto. Es un derecho que forma la base de nuestro sistema democrático de gobierno y es precioso para todos los estadounidenses. El Departamento de Justicia trabajará incansablemente junto con otras agencias federales, estatales y locales para proteger ese derecho tal como lo administran las jurisdicciones estatales y locales en todo el país.”

Anticipándose a las próximas elecciones generales, el Departamento de Justicia proporcionó información sobre sus esfuerzos particulares, a través de la División de lo Penal, la División de Derechos Civiles y la División de Seguridad Nacional, para garantizar que todos los votantes calificados tengan la oportunidad de emitir su voto y tener sus votos contados libres de discriminación, intimidación o fraude en el proceso electoral.

La División Criminal del departamento supervisa la aplicación de las leyes federales que penalizan ciertas formas de fraude electoral y reivindican la integridad del proceso electoral federal.

La Sección de Integridad Pública de la División de lo Penal y las 94 Fiscalías de los Estados Unidos del departamento son responsables de hacer cumplir las leyes penales federales que prohíben diversas formas de fraude electoral, como destrucción de boletas, compra de votos, votación múltiple, presentación de boletas o registros fraudulentos, y alteración de votos y malversación por parte de funcionarios y empleados postales o electorales.

La División de lo Penal también es responsable de hacer cumplir la ley penal federal que prohíbe la intimidación de votantes por motivos que no sean de raza, color, origen nacional o religión (como se indica a continuación, se aborda la intimidación de votantes que tiene una base en la raza, color, origen nacional o religión), por la División de Derechos Civiles).

Las Fiscalías Federales de todo el país designan Fiscales Federales Auxiliares que se desempeñan como Oficiales Electorales de Distrito (DEO) en los respectivos Distritos. Los DEO son responsables de supervisar los posibles asuntos relacionados con delitos electorales en sus Distritos y de coordinarse con los expertos en delitos electorales del departamento en Washington, DC.

Desde ahora (Jueves)hasta el 3 de noviembre de 2020, las Oficinas del Fiscal de los Estados Unidos trabajarán con personal del FBI especialmente capacitado en cada distrito para garantizar que las quejas del público relacionadas con un posible fraude electoral se manejen de manera adecuada.

En específico:
En consulta con los fiscales federales de la Sección de Integridad Pública en Washington, DC, los Oficiales Electorales de Distrito en las Fiscalías de los Estados Unidos, los oficiales del FBI en la sede en Washington, DC, y los agentes especiales del FBI que sirven como Coordinadores de Delitos Electorales en las 56 oficinas de campo del FBI serán de guardia mientras las urnas están abiertas para recibir quejas del público.

Las quejas por delitos electorales deben dirigirse a las Oficinas del Fiscal Federal de los Estados Unidos o la oficina local del FBI. Puede encontrar una lista de las Oficinas del Fiscal Federal y sus números de teléfono en http://www.justice.gov/usao/districts/ . Se puede encontrar una lista de las oficinas del FBI y los números de teléfono correspondientes en www.fbi.gov/contact-us.

Los fiscales de la Sección de Integridad Pública están disponibles para consultar y coordinar con las Oficinas del Fiscal de los Estados Unidos y el FBI con respecto al manejo de las acusaciones de delitos electorales.
Todas las quejas relacionadas con violencia, amenazas de violencia o intimidación en un lugar de votación deben informarse primero a las autoridades policiales locales llamando al 911; Después de alertar a la policía local sobre tales emergencias llamando al 911, el público debe comunicarse con el departamento.