Fieles nicaragüenses durante una misa el miércoles de cenizas en Semana Santa, en foto de archivo de la VOA.

Estados Unidos presentó este jueves un informe sobre la libertad religiosa en los países del mundo. Nicaragua y Venezuela siguen a la cabeza de los ataques de la iglesia católica en América Latina, señala la Voz de América.

San José, Nicaragua. – Las retenciones de pasaportes a sacerdotes, los ataques a templos católicos, las amenazas de cárcel a religiosos y la suspensión de la frecuencia del único canal de televisión protestante en Nicaragua son ejemplos de la decadencia en la que se encuentra la libertad religiosa en Nicaragua, según el Departamento de Estado de EEUU.

En su informe anual sobre Libertad Religiosa, dado a conocer el jueves por el jefe de la diplomacia estadounidense, Anthony Blinken, Washington recuenta la persecución que ha emprendido el gobierno del presidente Daniel Ortega en contra de aquellos religiosos en Managua que son críticos a su administración desde el año 2018. El reporte documenta cómo arreciaron los ataques en contra del clero en el 2021.

“A lo largo del año, el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta y primera dama, Rosario Murillo, hostigaron verbalmente a sacerdotes y obispos, tildándolos de ‘terroristas en sotana’ y ‘golpistas’, y acusándolos de delinquir”, subraya el informe de Estados Unidos.

Además, indica que en el 2021, grupos progubernamentales asediaron a los líderes religiosos y adoradores siguiendo el patrón iniciado en 2018 cuando empezaron las protestas contra el presidente Daniel Ortega y en donde la iglesia nicaragüense abrió los templos para dar refugio a los opositores que huían de la represión.

Dejar respuesta