Las elecciones presidenciales se realizaron el pasado martes 3 de noviembre y solo hasta hoy se conoce quien obtuvo la cantidad de votos electorales para ganar la presidencia.

La noche de las elecciones marca el final de una fase de la campaña política 2020 y el comienzo de otra.

Por Drew Desilver*
Washington, D.C.–El 3 de noviembre, millones de estadounidenses viajarán a sus lugares de votación locales para emitir sus votos para el próximo presidente. Esa noche, después del cierre de las urnas, se sentarán frente a sus televisores para ver cómo llegan los resultados de todo el país.

En algún momento de esa noche o temprano a la mañana siguiente, las redes y los servicios de cable llamarán la contienda, y los estadounidenses sabrán si el presidente Donald Trump ganó un segundo mandato o fue derrotado por el exvicepresidente Joe Biden.

Casi todas las afirmaciones del párrafo anterior son falsas, engañosas o, en el mejor de los casos, carecen de un contexto importante.

A lo largo de los años, los estadounidenses se han acostumbrado a que sus noches electorales parezcan un programa de juegos bien producido, con la gran revelación antes de acostarse (a pesar de algunas excepciones como las elecciones de 2000).

En realidad, nunca han sido tan simples o directos como parecían. Y este año, que ya ha cambiado mucho de lo que los estadounidenses daban por sentado, parece estar listo para exponer algunos de los ruidosos mecanismos de los siglos XVIII y XIX que aún dan forma a la manera en que se elige a un presidente en el siglo XXI.

Aquí está nuestra guía de lo que sucede después del cierre de las urnas la noche de las elecciones. Si bien puede recordar algunos de los detalles de la clase de educación cívica de la escuela secundaria, otros eran nuevos incluso para nosotros. Tenerlos en cuenta puede ayudarlo a entender lo que promete ser una noche de elecciones como ninguna otra.

Para el día de las elecciones, gran parte de la votación ya habrá ocurrido.

Incluso antes de que ocurriera la pandemia de COVID-19, los estadounidenses habían dejado de hacer fila en las urnas el día de las elecciones. En 2016, solo el 54,5% de todas las papeletas en todo el país se emitieron en persona el día de las elecciones, según datos de la Comisión de Asistencia Electoral de EE.UU. La proporción fue aproximadamente la misma (55,4%) en las elecciones intermedias de 2018.

Es probable que más personas que nunca antes voten en persona antes del Día de las Elecciones, por voto ausente o por correo, o llevando las boletas que hayan llenado en casa a un buzón u otro lugar seguro. Cerca de la mitad (47,3%) de los votos emitidos en la temporada de primarias de este año (entre los 37 estados, más el Distrito de Columbia, para los que se disponía de datos) fueron por voto ausente o por correo o por votación anticipada en persona. Al 28 de octubre, más de 75 millones de votantes ya habían emitido sus votos.

El recuento de votos llevará más tiempo de lo habitual
Las boletas electorales por correo representan un desafío para los trabajadores electorales, porque deben sacarse manualmente de sus sobres y verificarse como válidas antes de que puedan introducirse en las máquinas de tabulación. Si bien los trabajadores electorales en al menos 33 estados pueden comenzar a procesar las boletas (pero no, en la mayoría de los casos, a contarlas) una semana o más antes del día de las elecciones, es posible que estos recuentos no terminen la noche de las elecciones, dependiendo de cuántos ingresen. En medio -en doce estados, incluidos los campos de batalla de Pensilvania y Wisconsin, el procesamiento no puede comenzar hasta el mismo día de las elecciones.

Además, en 22 estados (más DC), las boletas por correo con matasellos del día de las elecciones (o, en algunos casos, el día anterior) aún pueden contarse incluso si llegan días después, lo que alarga aún más el proceso de conteo. En pocas palabras: los totales de votos informados en la noche de las elecciones serán aún más extraoficiales de lo que suelen ser.

Se trata de los electores
A diferencia de otras elecciones estadounidenses, en las que los votantes eligen directamente a los ganadores, esos millones de votos presidenciales en realidad no se emitirán para Trump o Biden. En cambio, contarán para un recuento estatal para seleccionar a los electores, los hombres y mujeres en su mayoría poco conocidos que realmente elegirán al presidente.

Cada estado tiene tantos votos electorales como senadores y representantes combinados (o, en el caso del Distrito de Columbia, tantos como tendría si fuera un estado). Hay 538 en total, con 270 votos necesarios para ganar. Como dice el Servicio de Investigación del Congreso, los electores «tienden a ser una mezcla de funcionarios electos estatales y locales, activistas del partido, celebridades locales y estatales y ciudadanos comunes».

En todos los estados, excepto en dos, el candidato con los votos más populares en todo el estado (sin importar si es una mayoría o una pluralidad) obtiene todos los votos electorales de ese estado. Maine y Nebraska lo hacen de manera diferente: el ganador del voto popular en todo el estado obtiene dos de los votos electorales, y el ganador en cada distrito de la Cámara obtiene un voto electoral. Es por eso que los demócratas este año están apuntando al segundo distrito de Nebraska y los republicanos tienen sus ojos puestos en el segundo distrito de Maine. Ambos partidos esperan exprimir un precioso voto electoral de un estado que, de otro modo, probablemente iría en su contra.

Una fecha clave para que el resultado de las elecciones de este año sea definitivo: 14 de diciembre
De acuerdo con la ley federal, cada estado tendrá hasta el 8 de diciembre de este año para resolver cualquier “controversia o contienda” relacionada con el nombramiento de su lista de electores bajo sus propias leyes estatales. Eso les da a los estados más de un mes después del día de las elecciones para resolver cualquier desafío a sus votos populares, certificar un resultado y otorgar sus votos electorales. Si lo hacen antes de esta fecha de “puerto seguro”, el Congreso está obligado a respetar el resultado. (El fallo de 2000 de la Corte Suprema de Estados Unidos en Bush v. Gore implicó si Florida estaba aplicando correctamente sus propias reglas de recuento y si esas reglas estaban en contra de la garantía de igualdad de protección de la Constitución).

Los electores se reunirán en sus respectivos estados el 14 de diciembre – oficialmente, el lunes después del segundo miércoles de diciembre – y emitirán formalmente sus votos para presidente y vicepresidente.

La Constitución les prohíbe expresamente que se reúnan como un solo grupo a nivel nacional, una disposición que los “Framers” pusieron para reducir las posibilidades de hacer travesuras. Se supone que los electores deben votar por los candidatos cuyo nombre fueron elegidos; de hecho, 32 estados (más DC) tienen leyes destinadas a vincular a los electores con sus candidatos. Este verano, la Corte Suprema confirmó por unanimidad tales leyes.

Los llamados «electores infieles» en ocasiones han incumplido sus promesas, aunque nunca lo suficiente como para cambiar el resultado. En 2016, por ejemplo, cinco electores demócratas votaron por personas distintas de Hillary Clinton y dos electores republicanos votaron por personas distintas de Donald Trump.

En cualquier caso, se supone que los votos de los electores deben entregarse al vicepresidente (en su calidad de presidente del Senado) y a un puñado de otros funcionarios antes del 23 de diciembre (el cuarto miércoles de diciembre).

Espera, ¿el Congreso también tiene un papel en esto?
De hecho lo hace. El 117º Congreso recién elegido prestará juramento el 3 de enero de 2021. Se supone que tres días después, se reunirá en sesión conjunta para abrir formalmente las boletas electorales, contarlas y declarar un ganador. Solo entonces el presidente es «elegido» oficialmente.

Cualquier pareja de un senador y un representante puede oponerse a cualquiera de esos votos por “no haberse dado regularmente” (es decir, no emitidos de acuerdo con la ley). Después de las elecciones de 2004, por ejemplo, la representante Stephanie Tubbs Jones, demócrata por Ohio, y la senadora Barbara Boxer, demócrata por California, presentaron una objeción contra los 20 votos electorales de Ohio, alegando “numerosas y graves irregularidades electorales” en ese estado. Pero para sostener tal objeción, ambas cámaras deben votar (por separado) para hacerlo. En el caso de Ohio, ambos rechazaron abrumadoramente el desafío.

Se supone que cada estado debe enviar un conjunto de votos electorales al Congreso, y eso es lo que suele ocurrir. Tras la disputada elección de Hayes-Tilden de 1876, en la que tres estados presentaron dos conjuntos de resultados en conflicto, el Congreso aprobó la Ley de Conteo Electoral para tratar de establecer reglas en caso de que algo así volviera a ocurrir. Según esa ley, si se presentan dos conjuntos en conflicto, digamos, uno por una legislatura dirigida por republicanos y otro por un gobernador demócrata, y la Cámara y el Senado no pueden ponerse de acuerdo sobre cuál conjunto es el legítimo, entonces los votos electorales certificados por el estado.

Se supone que el gobernador prevalece. ( Cosas aún más extrañas son posibles: en 1960, el gobernador de Hawái certificó por primera vez a los electores del vicepresidente Richard Nixon, pero después de un recuento certificó a los electores del senador John F. Kennedy. Ambas listas de electores se reunieron y votaron por su candidato prometido; cuando llegó el momento de que el Congreso decidiera cuál era la lista legítima, Nixon se lo cedió voluntariamente a Kennedy).

Suponiendo que el recuento generalmente ceremonial transcurra sin problemas este año, el vicepresidente Mike Pence anunciará si él y el presidente Trump tendrán sus trabajos por otros cuatro años, o si Joe Biden y Kamala Harris ocuparán sus lugares.

Nota: Esta publicación se actualizó el 28 de octubre para reflejar nueva información sobre los plazos en algunos estados.

*Drew DeSilver es un escritor senior en Pew Research Center.

Dejar respuesta