La medida del Departamento del Tesoro está dirigida a Gustavo Adolfo Alejos Cambara, exjefe de Gabinete de la administración presidencial de Álvaro Colom, y Felipe Alejos Lorenzana, delegado electo ante el Congreso de la República de Guatemala. (Foto: Fuente externa).
  • La OFAC aplica la ley Magnitsky a un exjefe de Gabinete del expresidente, Álvaro Colom, y un delegado al Congreso por participar en alegadas actividades corruptas.
  • “Cuando los funcionarios electos en Guatemala persiguen el autoenriquecimiento en sus funciones oficiales, es una afrenta a los principios democráticos en la región”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen.

Washington, D.C.–La Oficina de Control de Activos Extranjeros, (OFAC), del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, sancionó a un funcionario del gobierno guatemalteco actual y otro anterior por su papel en la corrupción en Guatemala.

La medida está dirigida a Gustavo Adolfo Alejos Cambara, exjefe de Gabinete de la administración presidencial de Álvaro Colom, y Felipe Alejos Lorenzana, delegado electo ante el Congreso de la República de Guatemala.

El Departamento del Tesoro indicó que ambas personas “están designadas de conformidad con la Orden Ejecutiva (EO) 13818, que se basa en la Ley de Responsabilidad de Derechos Humanos Global Magnitsky y la implementa y tiene como objetivo a los perpetradores de graves abusos de derechos humanos y corrupción en todo el mundo.”

Señala que dichas sanciones refuerzan las acciones tomadas el año pasado por el Departamento de Estado de EE.UU. Para designar públicamente tanto a las personas como a sus familiares inmediatos, en virtud de la Sección 7031 (c) de la Ley de Apropiaciones del Departamento de Estado, Operaciones Extranjeras y Programas Relacionados debido a su participación en corrupción significativa.

“Cuando los funcionarios electos en Guatemala persiguen el autoenriquecimiento en sus funciones oficiales, es una afrenta a los principios democráticos en la región”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet L. Yellen.

La funcionaria federal agregó que «Esta acción sirve para arrojar luz sobre la corrupción y promover la rendición de cuentas para aquellos que buscarían frustrar el proceso judicial».

Las acciones de hoy se llevaron a cabo en estrecha coordinación con el Reino Unido, que ha establecido un nuevo régimen de sanciones anticorrupción.

El anuncio precisa que “Las acciones coordinadas que utilizan estos regímenes de sanciones globales permiten que los socios con ideas afines formen un frente unificado para identificar, promover la rendición de cuentas e interrumpir el acceso al sistema financiero internacional por parte de los actores corruptos y sus redes.”

“Estados Unidos seguirá colaborando estrechamente con nuestros aliados para imponer consecuencias tangibles y significativas a quienes cometan actos de corrupción.”

Como resultado de la acción de hoy, todas las propiedades e intereses en la propiedad de las personas mencionadas anteriormente que se encuentran en los Estados Unidos o en posesión o control de personas estadounidenses están bloqueadas y deben informarse a la OFAC.

Además, también se bloquea cualquier entidad que sea propiedad, directa o indirectamente, del 50 por ciento o más de una o más personas bloqueadas.

A menos que esté autorizado por una licencia general o específica emitida por la OFAC, o exentas de otro modo, las regulaciones de la OFAC generalmente prohíben todas las transacciones de personas estadounidenses o dentro (o en tránsito) de los Estados Unidos que involucren cualquier propiedad o interés en la propiedad de personas designadas o bloqueadas.

Las prohibiciones anticorrupción de la ley Magnitsky incluyen la realización de cualquier contribución o provisión de fondos, bienes o servicios por, para, o para el beneficio de cualquier persona bloqueada o el recibo de cualquier contribución o provisión de fondos y/o bienes.

Sobre la base de la Ley Global Magnitsky de Responsabilidad por los Derechos Humanos, la EO 13818 se emitió el 20 de diciembre de 2017, en reconocimiento de que la prevalencia del abuso de derechos humanos y la corrupción que tienen su origen, en su totalidad o en parte sustancial, fuera de los Estados Unidos, había alcanzado tal alcance y gravedad que amenazan la estabilidad de los sistemas políticos y económicos internacionales.

“El abuso de los derechos humanos y la corrupción socavan los valores que forman la base esencial de sociedades estables, seguras y funcionales; tener efectos devastadores en las personas; debilitar las instituciones democráticas; degradar el estado de derecho; perpetuar los conflictos violentos; facilitar las actividades de personas peligrosas; y socavar los mercados económicos”, indica el comunicado del Departamento del Tesoro.