En principio, el Gobierno ha comprometido al menos diez millones de dosis de vacunas que, inoculada en doble dosis por persona, protegería al menos cinco millones de habitantes. (Foto: Fuente externa).

El laboratorio Moderna prueba la vacuna en fase 3 en 89 lugares de la nación.

Washington, D.C.–La compañía biotecnológica Moderna, en colaboración con el Gobierno de EE.UU., comenzó el lunes la última fase para probar la efectividad de una vacuna experimental contra la COVID-19 en 30.000 voluntarios, que serán reclutados en 89 lugares del país.

En una llamada con la prensa, el principal epidemiólogo de EE.UU., Anthony Fauci, explicó que la primera inyección de la vacuna experimental de Moderna fue administrada el lunes a un voluntario en Savannah, Georgia.

De esta forma, la vacuna de Moderna entró en su fase 3, destinada a probar el remedio en una muestra amplia de la población.

Moderna, con sede en Massachusetts, es la primera empresa estadounidense que ha alcanzado ese nivel en su investigación y la segunda en el mundo por detrás de la firma china Sinopharm.

La vacuna de Moderna se pondrá a prueba en 30.000 voluntarios con dos dosis de la vacuna con 28 días de diferencia. La mitad de los participantes recibirá una inyección de un placebo para poder hacer una evaluación estadística de la efectividad de la vacuna, detalló Fauci.

Ni los voluntarios ni los médicos que administran la vacuna tendrán información sobre quién recibe el placebo y quién la vacuna.

«Es un récord mundial para nosotros el haber sido capaces de pasar de la secuenciación (del virus SARS-CoV-2) a la fase 3 de una vacuna en tan poco tiempo. No se había hecho nunca antes», explicó Fauci.

Aseguró que este proceso, que solo ha llevado unos 6 meses, no ha comprometido el rigor científico ni la seguridad de los ensayos.