“Estamos implementando estas sanciones económicas y restricciones de visa para promover la rendición de cuentas por la escalada de autoritarismo y abusos del régimen de Ortega-Murillo,” advirtió Blinken. (Imagen: Fuente externa).

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó a seis miembros del régimen de Ortega-Murillo por servir actualmente como funcionarios del Gobierno de Nicaragua o por haber servido en cualquier momento a partir del 10 de enero de 2007.

Washington, D.C.—El gobierno de los Estados Unidos anunció este lunes nuevas sanciones a funcionarios del gobierno de Nicaragua por presuntos abusos a los derechos humanos, indicó el Departamento de Estado.

En una declaración, el secretario de Estado, Antony Blinken, subrayó que “En concierto con las democracias en la comunidad internacional, Estados Unidos continuará denunciando los continuos abusos del régimen de Ortega-Murillo y desplegará herramientas diplomáticas y económicas para apoyar la restauración de la democracia y el respeto por los derechos humanos en Nicaragua.”

Precisó que “Con ese fin, el Departamento de Estado está tomando medidas para imponer restricciones de visa a 116 personas cómplices de socavar la democracia en Nicaragua, incluidos alcaldes, fiscales, administradores universitarios, así como funcionarios policiales, penitenciarios y militares.”

Además, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos “sancionó hoy a seis miembros del régimen de Ortega-Murillo por servir actualmente como funcionarios del Gobierno de Nicaragua o por haber servido en cualquier momento a partir del 10 de enero de 2007.”

“Estamos implementando estas sanciones económicas y restricciones de visa para promover la rendición de cuentas por la escalada de autoritarismo y abusos del régimen de Ortega-Murillo,” advirtió Blinken.

El secretario de Estado norteamericano recordó que “El régimen sigue reteniendo a 170 presos políticos, y muchos de los detenidos sufren por falta de alimentación adecuada y atención médica adecuada. Otros permanecen en confinamiento solitario.”

Subraya que “El corrupto sistema judicial y de seguridad de Ortega arrestó a estas personas por ejercer el periodismo independiente, trabajar para organizaciones de la sociedad civil, buscar competir en elecciones y expresar públicamente una opinión contraria a la ortodoxia del gobierno, entre otras actividades consideradas normales en una sociedad libre.”

“Nos unimos a la Unión Europea para tomar una posición firme contra los abusos a los derechos humanos y la falta de respeto por el pueblo nicaragüense, demostrados por el régimen de Ortega-Murillo. El presidente Ortega se juramentará hoy para un nuevo período presidencial, pero la elección predeterminada que realizó el 7 de noviembre no le otorga un nuevo mandato democrático; sólo elecciones libres y justas pueden hacer eso. El pueblo nicaragüense no se merece menos.”

Dejar respuesta