Los manifestantes exigen un procurador y un fiscal que tengan solvencia moral, entre otras demandas de elecciones libres el 15 de marzo. (Foto: Fuente externa).

Los jóvenes reiteran reclamos a la JCE y redefinen estrategia a seguir.

Santo Domingo, República Dominicana–Tras casi dos semanas de protestas en la Plaza de la Bandera, por indignación de la ciudadanía contra el Pleno de la Junta Central Electoral (JCE), luego de la suspensión de las elecciones municipales del 16 febrero, la asistencia de las personas ha disminuido y la emblemática plaza ha vuelto a su normalidad.

Eduardo Sánchez, de Somos Pueblo, dijo en declaraciones a la prensa, que por el momento continuarán con los “cacerolazos” todos los días a las 8:00 pm., tras señalar que «estamos reenfocando un poco la lucha, ya que estamos buscando resultados.»

Agregó que «Nosotros estamos solicitando que se destituya al director de Informática (de la Junta Central Electoral (y ellos lo hicieron, y les solicitamos que haya un comanejo con organismos internacionales, y está sucediendo. También que se nombre un procurador y fiscal electoral, que tenga solvencia moral, y que esté desvinculado totalmente a partidos políticos”, declaró Sánchez.

Además, pidieron que se identifiquen quiénes van a hacer los fiscales electorales en las distintas provincias y municipios del país en los próximos comicios que se desarrollarán el 15 de marzo.

Los jóvenes indignados aseguraron que, en las suspendidas elecciones, el movimiento Participación Ciudadana dijo que el 72 por ciento de las llamadas por delitos electorales no fueron contestadas por los fiscales.

Somos Pueblo y otros movimientos juveniles indicaron que están sosteniendo reuniones para redefinir las estrategias de lucha, luego de la concentración masiva el “Trabucazo 2020” realizada el pasado jueves 27 de febrero, Día de la Independencia Nacional.

Dejar respuesta