Tras las inmunizaciones VIP que se descubrieron en las últimas semanas, el director para las Américas de la ONG, José Miguel Vivanco, exigió que los gobiernos de la región tomen medidas para evitar más abusos. (Foto: Fuente externa).

El director ejecutivo para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, calificó de escándalos los casos de Vacunas VIP en Perú y Argentina.

Washington, D.C.–Las vacunas contra el coronavirus escasean y en paralelo a las campañas oficiales de inmunización proliferan los escándalos: vacunados VIP, centros de inmunización secretos, funcionario públicos que mueven influencias para inocularse incluso antes de que comiencen las campañas oficiales, casos de triple dosis y hasta la infame falsa vacunación de ancianos.

Human Rights Watch denunció que en Argentina y Perú se violó un principio básico de los DDHH al privilegiar la vacuna contra el coronavirus para políticos y allegados ideológicos.

Para el director ejecutivo para las Américas de la prestigiosa ONG Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, estos casos son un escándalo. “Según principios de DDHH, el orden de acceso a la vacuna debe ser trasparente y basarse en criterios de salud pública, no en afinidades ideológicas o cargos de gobierno”, afirmó.

Tras las inmunizaciones VIP que se descubrieron en las últimas semanas, el director para las Américas de la ONG, Vivanco, exigió que los gobiernos de la región tomen medidas para evitar más abusos.

Los últimos dos casos que salpican a funcionarios públicos en la región son los llamados “Vacunagates” de Argentina y Perú. En ambos casos, políticos y allegados al poder lograron inmunizarse fuera del protocolo y a escondidas.

Human Rights Watch denunció que en Argentina y Perú se violó un principio básico de los DDHH al privilegiar la vacuna contra el coronavirus para políticos y allegados ideológicos.

La organización exigió que las autoridades reaccionen: “Ante los escándalos en Perú y Argentina, los gobiernos de la región deben establecer salvaguardas para evitar más abusos”.