Al menos 10 republicanos se unieron a cada demócrata votante para aprobar el artículo de juicio político único al presidente Donald Trump. (Foto: Fuente externa).

La votación convirtió a Trump en el primer presidente en ser acusado dos veces en la historia de la nación, con la ayuda de diez republicanos.

Washington, D.C.–Legisladores de la Cámara de Representantes acusaron al presidente Trump por su papel en el ataque mortal de la semana pasada contra el Capitolio de los EE.UU., culminando una semana extraordinaria de violencia, aprehensión y peleas partidistas en el Congreso a solo una semana de la juramentación del presidente electo, Joe Biden, en medio de medidas de seguridad sin precedentes.

La votación este miércoles fue histórica: convirtió a Trump en el primer presidente en la historia del país en ser acusado dos veces.

Y a diferencia del primer debate, esta vez los críticos demócratas del presidente contaron con el apoyo del otro lado del pasillo. Al menos 10 republicanos se unieron a cada demócrata votante para aprobar el artículo de juicio político único, que acusa a Trump de incitar a la violencia contra el mismo gobierno federal que dirige.

La votación aún se estaba llevando a cabo cuando se publicó esta historia, pero el total de votos había borrado los 217 votos necesarios para acusar al presidente.

La presidente de la Cámara, Nancy Pelosi(D-Calif.), quien supervisó ambos esfuerzos de juicio político, dijo que la negativa de Trump a admitir su derrota electoral, y sus esfuerzos posteriores para reunir simpatizantes en el Capitolio para anular los resultados electorales, equivalía a sedición. Añadió que «no le dio al Congreso otra opción.

“Sabemos que vivimos la insurrección que violó la santidad del Capitolio del pueblo”, dijo Pelosi en un discurso en el piso antes de la votación. “Y sabemos que el presidente de los Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada, contra nuestro país común.»

La republicana más destacado en romper con Trump fue la presidenta de la conferencia republicana Liz Cheney (R-Wyo.), tercer líder de más alto rango en el Congreso, quien dijo que Trump «convocó a la mafia», «encendió la llama» del ataque y, a pesar de las súplicas de sus aliados de Hill, se negó a cancelalo.

«Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de los Estados Unidos a su cargo y su juramento a la Constitución», dijo Cheney en un comunicado.