la SIP concluyó que "la debilidad en el funcionamiento de las instituciones se expresa en la falta de independencia de los poderes públicos". La SIP reclamó al gobierno el cese del acoso legal y judicial.

El presidente de la SIP, Michael Greenspon, dijo: «Toda vez que cierra un medio se produce un serio retroceso para la democracia»

Miami, EEUU — La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lamentó el anuncio del cierre definitivo de elPeriodico de Guatemala, calificando el hecho de «un retroceso para la democracia» en ese país. La organización denunció la continuación del acoso judicial contra periodistas.

El presidente de la SIP, Michael Greenspon, dijo: «Toda vez que cierra un medio se produce un serio retroceso para la democracia». Greenspon, director global de Licencias e Innovación de Impresión de The New York Times, agregó: «Es tarea esencial de la prensa independiente fiscalizar a los poderes públicos. Por ello, lamentamos profundamente que Guatemala pierda a un medio que ha ejercido su papel esencial por muchos años, debido a la presión legal, judicial y económica a la que estuvo expuesto».

En un anuncio publicado en su portal digital, elPeriódico anunció que dejará de publicarse definitivamente este próximo lunes. El 18 de noviembre dejó de circular en formato impreso, luego del arresto el 29 de julio de su presidente y fundador, José Rubén Zamora, acusado por supuesto lavado de dinero, entre otros delitos.

Según el medio, pese a continuar la labor periodística e intentar mantener a los anunciantes y las suscripciones, «la situación es insostenible» y «nos vemos obligados a detener la edición diaria de elPeriódico», cuya «última edición será publicada el lunes 15 de mayo».

Carlos Jornet, presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP y director periodístico del periódico La Voz del Interior, de Argentina, sostuvo: «Creíamos que se podría revertir lo que identificamos en Guatemala como uno de los principales problemas de la libertad de prensa, el acoso judicial. Sin embargo, vemos con consternación que la persecución continúa y aumenta, si consideramos que varios periodistas han salido del país para evitar ser procesados por obstrucción de la justicia, un delito que se les achaca por el solo hecho de escribir, hablar y opinar sobre el proceso en contra de Zamora».

«Nuestro equipo resistió 287 días de persecución, presiones políticas y económicas. Los embates no cesaron. Hasta el momento cuatro abogados han sido detenidos, dos todavía guardan prisión preventiva, seis periodistas y tres columnistas están siendo investigados», mientras que Zamora ha acumulado cuatro casos penales en su contra, explicó elPeriódico.

Una delegación internacional de la SIP visitó Guatemala en diciembre. Luego de visitar a Zamora en la cárcel, presenciar una jornada en tribunales y mantener reuniones con funcionarios del Poder Ejecutivo, del Ministerio Público y representantes de organizaciones de la sociedad civil y de los derechos humanos, la SIP concluyó que «la debilidad en el funcionamiento de las instituciones se expresa en la falta de independencia de los poderes públicos». La SIP reclamó al gobierno el cese del acoso legal y judicial.