El medicamento sulfato de hidroxicloroquina (HCQ) está aprobado actualmente por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU., (FDA), para la malaria no complicada.

La hidroxicloroquina (HCQ) ha sido efectiva contra el virus in vitro; la evaluarán en pacientes positivos en ensayos clínicos.

Princeton, New Jersey—La empresa suiza Novartis anunció que los laboratorios Sandoz, su división de genéricos y biosimilares, ha comenzado a remitir un envío de 30 millones de dosis de tabletas de hidroxicloroquina al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) para su uso inmediato en estudios clínicos controlados.

El estudio evaluará la efectividad del medicamento en personas que dieron positivo para COVID-19.

El envío es parte de la donación Novartis global anunciada previamente de 130 millones de tabletas en total para ser distribuida a través de una variedad de ensayos clínicos y partes interesadas a nivel internacional.

Sandoz está proporcionando los 30 millones de dosis de hidroxicloroquina al HHS a través del Subsecretario de Preparación y Respuesta (ASPR) con envíos adicionales que se acordarán en una fecha futura.

«Nuestra compañía, y la industria de la salud en general, desempeñan un papel vital al ofrecer medicamentos y apoyo para abordar la pandemia del SARS-CoV-2», dijo Carol Lynch, Presidenta de Sandoz Inc., en el portal digital de la empresa multinacional.

Agregó que «Con esta donación al HHS, estamos ayudando a responder científicamente la pregunta de si HCQ puede desempeñar un papel en el tratamiento de COVID-19.»

El sulfato de hidroxicloroquina está aprobado actualmente por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU., (FDA), para la malaria no complicada, y se ha utilizado durante mucho tiempo, así como para algunas enfermedades autoinmunes, como el lupus eritematoso sistémico y la artritis reumatoide en adultos.

Aunque hasta la fecha no se han realizado ensayos clínicos de hidroxicloroquina en pacientes que dieron positivo para COVID-19, existe evidencia in vitro de que el medicamento puede ser efectivo contra el virus que causa COVID-19.

Para respaldar la respuesta del HHS a la emergencia de salud pública de COVID-19, Sandoz y el HHS planean evaluar la hidroxicloroquina en los EE.UU. para determinar si podría proporcionar una opción de tratamiento potencial para los pacientes con COVID-19.

Novartis y su división de genéricos y biosimilares Sandoz están profundamente dedicados al esfuerzo global para combatir COVID-19 y garantizar la estabilidad de los sistemas de salud mundiales.

El compromiso de 130 millones de dosis de hidroxicloroquina incluye donaciones a varios ensayos clínicos importantes del sector público y privado y gobiernos de todo el mundo.

La donación se anunció unas semanas después de que Sandoz se convirtiera en la primera compañía en comprometerse a mantener los precios estables para una canasta de medicamentos esenciales que pueden ayudar en el tratamiento de COVID-19.

Dejar respuesta